Deporte local

Hugo Mallo, de Marín a Europa

Deporte local

celta

Hugo Mallo, de Marín a Europa

Hugo Mallo, ayer, en el entrenamiento del Celta en las instalaciones deportivas de A Madroa.
photo_cameraHugo Mallo, ayer, en el entrenamiento del Celta en las instalaciones deportivas de A Madroa.
"Ni en mis mejores sueños imaginaba esta situación", afirma el capitán del Celta tras cumplir los 350 partidos
Hugo Mallo se convirtió el pasado domingo, tras el choque con el Villarreal, en el cuarto jugador con más partidos oficiales en la historia del Celta, un total de 350. Empatado con el 'gran capitán' Vicente Álvarez, el lateral celeste ya solamente tiene por delante a Javier Maté (369), Atilano (392) y Manolo (533). "Ni en mis mejores sueños imaginaba que iba a poder vivir esta situación. Empecé con mucha ilusión siendo un niño y esto lo veía como una misión imposible, pero al final con trabajo y con dedicación, he podido ir cumpliendo año a año un gran número de partidos y a día de hoy llevo 350, que no son pocos", explicó ayer el capitán en declaraciones a Celta Media.
Mallo recordó cómo fueron sus inicios en el club vigués y reveló la importancia que tuvo en su carrera uno de los pocos futbolistas que han jugado más partidos que él con la camiseta celeste, Javier Maté. "El día de mi debut yo aún estaba en edad juvenil y recuerdo que estaba en Balaídos con un manojo de nervios increíble. Tuve la suerte de disputar ese partido (el 29 de agosto de 2009, contra el Numancia) y mi meta era poder jugar otro. Nunca imaginé que iba a estar aquí hablando de este número de encuentros. Sobre todo tengo que dar las gracias a Maté, que es la persona que hizo que me decidiera a venir al Celta, porque yo soy un chaval de Marín, jugaba en Pontevedra y era muy joven para dar el salto a Vigo. Pero Maté hizo su trabajo, me ayudó, me convenció y creo que es un buen momento para darle las gracias. Ahora a ver si soy capaz de superar al siguiente y si es Maté, mejor que mejor", afirmó.
El lateral derecho rememoró en esta entrevista a los medios del club los peores y los mejores momentos que ha vivido en estos 350 partidos. "Momentos malos hubo varios, pero creo que me quedo con la tanda de penaltis de Granada, que no conseguimos el ascenso a Primera Divisón, o también alguna semifinal perdida, en Manchester o contra el Alavés".
Entre sus mejores recuerdos, rescató "el debut, el ascenso y la competición europea. Esa semifinal, que a pesar de ser dolorosa vimos a todo el celtismo cantando en un momento tan duro como era la eliminación y que no se escuchase al resto de la afición del Manchester United, a mí me marcó mucho y nos dio fuerzas para superar esos momentos malos".
Hugo Mallo destacó también el comportamiento que ha tenido la afición del Celta con el equipo a lo largo de su trayectoria como celeste. "El año pasado vivimos momentos muy duros,  muy complicados, y hay que agradecer a la afición que nos está apoyando día tras día. En los buenos momentos es muy fácil, pero esa gente que en los malos momentos está con nosotros... Y ya no es que esté con nosotros, sino que se ofrecen y preguntan qué pueden hacer ellos, qué está de su mano para poder ayudar al equipo. Esas preguntas que mucha gente me hacía cuando iba al parque con el niño me han dejado sin palabras y pensando que les debemos algo. Espero que algún día, y más pronto que tarde, podamos darles esa alegría que merecen", dijo.
Mallo, por último, se refirió a la actualidad del equipo y valoró la victoria conseguida el pasado domingo: "Significa mucho. Es una inyección de moral enorme porque llevábamos casi un año sin ganar fuera de casa, nos enfrentamos a un rival muy bueno, que a priori debería estar arriba, y poder romper esa mala racha fuera de casa ante un rival como el Villarreal nos hace crecer y nos da confianza. Ahora lo que estamos deseando es sacar los tres puntos ante el Valladolid para que el equipo coja esa racha positiva que nos hace falta". n

Más en Deporte local
Comentarios