Deporte local

Los grandes le sientan mejor

Deporte local

Los grandes le sientan mejor

Iván Villar sustituyó en la recta final del partido a Rubén Blanco, que se lesionó y podría perderse lo poco que queda de temporada.
photo_cameraIván Villar sustituyó en la recta final del partido a Rubén Blanco, que se lesionó y podría perderse lo poco que queda de temporada.

El Celta tuvo que sobreponerse ayer a un gol en contra nada más empezar el partido y además ante el Atlético de Madrid, uno de los equipos que mejor defienden de la Liga. Pero los vigueses no se descompusieron esta vez, tomaron el balón, empataron y defendieron el resultado en el tramo final del encuentro, en el que Iván Villar ocupó la portería por la lesión de Rubén.

Vuelta al 5-3-2 y descansa Rafinha
Después de dos partidos con el sistema 4-3-3, Óscar García Junyent retomó ayer el dibujo 5-3-2 que había empleado con éxito ante el Barcelona y dio descanso en la medular a Rafinha, un fijo en las jornadas anteriores. El técnico celeste introdujo además cuatro cambios en el once titular con respecto al choque del sábado contra el Betis. Jorge Sáenz entró por el sancionado Araujo, Nolito fue el sacrificado en ataque para la defensa de tres centrales, que completó Aidoo; Hugo Mallo sustituyó a Kevin en el lateral derecho y Brais fue el encargado de suplir a Rafinha. El Atlético de Madrid, por su parte, presentó más o menos el equipo esperado, un 4-4-2 con Correa y Morata en punta.

Empezar perdiendo
El partido se complicó muy pronto para el Celta. Tanto, que antes de cumplirse el primer minuto de juego ya iba por debajo en el marcador. La defensa de tres centrales y dos carrileros no fue suficiente para detectar la combinación entre Arias y Correa y el centro de éste dentro del área, que remató Morata en boca de gol completamente solo tras tocar el balón en Fran Beltrán.

Por la banda derecha
El mazazo recibido antes de asentarse en el campo no descompuso al Celta, que aprovechó que el rival dio unos pasos atrás –a la espera de coger algún contragolpe– para hacerse con la pelota. El equipo celeste volcó el ataque por la banda derecha, en la que las combinaciones de Hugo Mallo, Beltrán y Aspas pusieron en algunos apuros a la defensa rojiblanca. Aun así, salvo un par de remates de Brais, no logró generar un gran peligro. Insistió el equipo celeste por la derecha tras el descanso y en el 48, un centro del propio Brais lo remató de manera tan extraña como efectiva Fran Beltrán para poner el empate en el marcador.
Cambios rojiblancos
Tras la igualada, Óscar García quiso ir a por la victoria y dio entrada a Rafinha y a Santi Mina por Brais Méndez y Smolov. Tampoco Simeone renunciaba a llevarse los tres puntos, aunque en su caso refrescó el equipo con un triple cambio de hombre por hombre. Del carrusel de sustituciones salió mejor parado del Atlético, que logró quitar el balón a los celestes. El equipo vigués también trataba de  hacer daño, ahora a la contra.
Lesión de Rubén
El Celta tuvo que jugar los últimos minutos con Iván Villar en la portería por la lesión de Rubén y el canterano hizo una buena parada. El cuadro celeste demostró que los grandes se le dan mejor. n

Más en Deporte local
Comentarios