Deporte local

El gran salto de Desirée Vila

Deporte local

atletismo adaptado

El gran salto de Desirée Vila

Desirée finalizó su primera temporada de atletismo y disfrutó de unas vacaciones antes de volver al trabajo.
photo_cameraDesirée finalizó su primera temporada de atletismo y disfrutó de unas vacaciones antes de volver al trabajo.
La gondomareña cubrió su primera temporada completa en el atletismo y ya apunta a los Juegos de Tokio 
Desirée Vila (Gondomar, 15 de junio de 1998) terminó la pasada semana su primera temporada completa en el mundo del atletismo adaptado tras mejorar sus registros en 100 metros y salto de longitud. Una campaña extraordinariamente positiva, en la que cumplió sus objetivos y también sirvió para enfocar su carrera deportiva hacia los Juegos Paralímpicos de Tokio, a los que intentará acudir en "salto de longitud. Es lo que mas me gusta y también lo que mejor se me da", explica la deportista del Val Miñor. 
La atleta explica que antes de dar el pasado definitivo de mudarse a Madrid, del "atletismo no tenía ni idea. Estoy aprendiendo mucho y también de la convivencia con otros atletas. Pensaba que era un buen año porque, al final, dejé todo atrás para meterme en el atletismo. Tenía claro que iba a ser una buena idea aunque fuera arriesgado. Me encontré a gusto y todo salió". Un escenario ideal en lo deportivo y también en lo personal porque Desirée Vila matiza que "todos los factores se dieron. También fue el año en el que comencé a aceptar al 100% mi situación. Hasta hace dos, yo no andaba con pantalones cortos, ni enseñaba la prótesis en público, ni nada por el estilo. Hacerlo me abrió otras puertas para poder dar conferencias, hacer anuncios o tener patrocinios. Todo vino de la mano".
De hecho, su libro 'Lo único incurable son las ganas de vivir' funciona mejor de lo previsto, imparte conferencias y hasta acudió al programa de Movistar 'La Resistencia'. Sobre si es una 'influencer', explica "no sé si soy. Igual para algunas personas puedo ser un ejemplo a seguir e intento que pueda servir como un ejemplo positivo. Busco concienciar a la gente, tomar la discapacidad con humor y demostrar que somos personas igual de válidas y activas, que podemos hacer cualquier cosa que nos propongamos. Si esto es influenciar de manera positiva, supongo que sí, que lo seré". 
En todo caso, Vila añade que "dar a conocer mi historia también me abre puertas para poder dedicarme al deporte y ayuda a sacarme un sueldo intentando transmitir unos valores, que aprendes a través de una determinada situación". Esto se debe a que ser una deportista de élite, dedicada al 100%, no siempre es fácil y menos en una disciplina todavía bastante minoritaria como es la del atletismo adaptado.
Por este motivo, poder clasificarse para los Juegos Paralímpicos de Tokio es un paso clave en la carrera deportiva de la gondomareña. A este objetivo dedica todo su trabajo. "El día a día es entrenar, estudiar –cursa Relaciones Internacionales– y hacer los complementos del entrenamiento que son psicólogo deportivo, fisioterapeuta, biomecánico y nutricionista. Después, el fin de semana intento sacar un poco de tiempo de ocio. Obviamente, le dedico muchas horas al entrenamiento y es en lo que se basa mi vida"., comenta.
Y en este plan llegaron los resultados. En 100 metros bajó hasta los 17.78 segundos y, en salto de longitud, obtuvo un registro de 3.81 metros. Una marca que es mínima B para los Juegos, pero que la acercan mucho a Japón porque "soy la única que tengo la B. La A está en 4.07 metros y mi marca es 3.85. Hay que trabajarlo, pero es factible. Si ven que estás muy cerca o con poca gente que se clasifica, ya te pueden llevar. De hecho, las mínimas que ponen ya soy muy duras, con ellas podrías conseguir medalla. Igual no eres campeón del mundo, pero puedes quedar cuarto o quinto aunque no la hagas". 
Desirée Vila se muestra ambiciosa en una temporada que ya empieza el lunes en Madrid. "Sólo descansé una semana porque el Mundial es en noviembre. Es un poco raro, pero como el año que viene hay Europeo y Juegos Paralímpicos, supongo que ya lo haré del tirón", explica la gondomareña. A esto añade que "en el Campeonato del Mundo intentaré estar entre las ocho mejores y en el Europeo depende de la participación, pero también buscaré estar arriba. Aunque el objetivo principal es volcarse en hacer la mínima. El entrenador lo tiene todo preparado y planificado. Solo hay que cumplir con el entrenamiento y las cosas deberían de salir. A mí no me gusta saber lo que tengo que hacer, prefiero conocerlo día a día, sino me da algo". 
En un día a día tan cargado, la faceta de escritora la tiene apartada, pero Vila matiza que "ahora no me planteo escribir más porque no me da la vida, pero en un futuro me gustaría retomarlo". Mientras, su libro ya publicado funciona bien y "mucha gente quiere leerlo, estoy contenta". 
En la semana de vacaciones, Vila no desaprovechó el tiempo y ayer tuvo la opción de subirse a un velero y surcar la Ría de Vigo. "No lo había hecho nunca y me gustó mucho", explica. La actividad la realizó como madrina de la regata solidaria Vigo a Vela.

Más en Deporte local
Comentarios