El Celta B es el máximo realizador de su grupo de Segunda B y entre Oriol Riera y Álex López suman ya 22 tantos

El gol que falta está en el filial

Oriol Riera y Álex López posan rodeados de balones delante de una portería de A Madroa. Entre ambos suman ya 22 goles.
La exhibición ante el Montañeros, al que goleó 5-2, ha convertido al Celta B en el máximo realizador del grupo I de Segunda B con 44 tantos. La falta de acierto del primer equipo contrasta con esta lluvia de goles del filial, que ha sellado ya la salvación, aún asignatura pendiente de los 'mayores', y se codea con los mejores de su categoría.
Eusebio y los suyos pueden tomar buena nota de la puntería de estos chavales que están cuajando una temporada espectacular. Casi todo el equipo está aportando en la faceta ofensiva, pero dos futbolistas destacan especialmente por su acierto. Se trata de Oriol Riera (Barcelona, 1986) y Álex López (Ferrol, 1988), que con 11 goles cada uno son los pichichis del Celta B. Oriol cumple su segunda temporada en el filial y se encuentra en el mejor momento desde su llegada a Vigo. ‘Empece la temporada un poco mal, porque estuve cerca de dos meses parado por una lesión, pero el año 2010 ha comenzado muy bien para mí y espero que siga siendo así’, explica el delantero catalán. Si los números de Oriol son dignos de elogio, lo son más los de Álex López por tratarse de un centrocampista. El ferrolano llegó procedente del Narón este verano y está siendo la sensación del filial. ‘No me imaginaba que estas alturas llevaría tantos goles. Estoy en un gran momento de forma y si mi acierto ayuda al equipo, mucho mejor’, comenta. Ambos coinciden a la hora de exponer las claves de este portentosa temporada del Celta B. ‘Nuestro fútbol es siempre ofensivo e intentamos ofrecer más en cada partido’, dice Oriol. Esta apuesta también tiene su contrapartida negativa, como explica Álex López: ‘Con este tipo de juego exponemos mucho el balón, lo que nos está costando recibir también muchos goles’. Oriol debutó este año con el primer equipo en la ida de Copa ante el Villarreal y participó en la jugada del penalti que dio el pase al Celta. Acaba contrato en junio, pero quiere que su aportación no se limite a esta jugada puntual. ‘Estoy muy a gusto aquí y me gustaría poder tener sitio en el primer equipo, aunque, de momento, nadie me ha comentado nada’. Por su parte, Álex López es un firme candidato a subir a la plantilla profesional. ‘No sé que pasará en verano. Yo me veo preparado para dar el salto, pero si todavía no se sabe quién va ser el entrenador, mucho menos se conocerán a los jugadores’.

Te puede interesar