Atlántico

HOCKEY

"Esto es más que un sueño"

El vigués Edu Castro ha conseguido ganarlo todo en apenas dos años al frente del Barcelona de hockey 
Edu Castro, en el centro da instrucciones a los jugadores del Barcelona durante un tiempo muerto de un partido reciente.
Edu Castro, en el centro da instrucciones a los jugadores del Barcelona durante un tiempo muerto de un partido reciente.
"Esto es más que un sueño"
Nacido en Vigo y con familia en O Incio (Lugo), pero criado en la localidad catalana de L'Hospitalet de Llobregat, la vida de Edu Castro (25 de julio 1966)  giró, desde que era pequeño, alrededor de unos patines y un stick. Su vinculación con Vigo se reduce a la familia que tiene y a su padre, que era del Celta. "Siempre me llevaba por los distintos estadios de la zona para verlo", recuerda. 
El hockey es ese deporte "curioso, original y raro" que descubrió cuando el Espanyol alquiló las pistas del colegio al que iba y que le llevó a practicarlo y no dejarlo nunca desde ese mismo momento. Ahora, Castro es el entrenador de la sección de hockey del Barcelona desde verano de 2017 y, en apenas dos años, ha ganado todo lo que se puede ganar en este deporte. 
El entrenador vigués nunca destacó como jugador en el deporte que tanto ama. "Lo dejé a los 23 años porque mi sueño era esto. Nunca conseguí pasar de la última división y tenía claro que lo que quería era entrenar", explica Edu, que comenzó su carrera de técnico en el Colegio Juan XXIII de Bellvitge a la temprana edad de 16, compaginándolo con su etapa como jugador. 
Durante más de dos décadas, Castro se dedicó al hockey base en diferentes equipos como Vilafranca –donde fue entrenador del equipo sénior– o Noia, pero siempre alternando con su trabajo de abogado, que no dejó hasta que el Barcelona le ofreció en 2013 coordinar a toda la base y ser el segundo técnico del primer equipo. "Cuando estaba en Sant Sadurní, tenía cinco equipos y todas las tardes se las dedicaba íntegras al hockey: llegaba a las cinco y me iba a las 12 de la noche", recuerda el vigués, que comenta que "siempre me he sentido profesional del hockey porque le he dedicado más horas a esto que a cualquier otra cosa, pero no pude vivir de ello hasta ahora".
En 2017, Edu Castro asume las labores de entrenador del primer equipo del Barcelona y sus sueños comienzan a hacerse realidad: en apenas dos temporadas consigue hacerse con todo cuanto trofeo aspira el club catalán a ganar. OK Liga, Copa del Rey, Supercopa, Copa de Europa, Copa Intercontinental, Liga catalana... El vigués vive en una nube desde entonces: "Lo ganamos todo, no me lo podía imaginar nunca. Todo lo que venga a partir de ahora ya es una propina y más que un sueño. Que yo empecé a entrenar con un chándal verde que me daban a final de año".
Edu Castro se define como "un  técnico tranquilo y dialogante que dedica muchas horas a la reflexión de la metodología del entrenamiento". Sostiene que su filosofía es que "el equipo esté bien preparado para que yo tenga que aparecer poco en los partidos y mucho en los entrenos. Dicen que soy peculiar por la forma que tengo de transmitir ciertos mensajes, pero, al fin y al cabo, soy como muchos otros". Insiste en que es un entrenador de perfil bajo y que le gusta llegar a consensos con los jugadores "sin que debiliten las fortalezas del equipo". El vigués se deshace en elogios hacia sus pupilos: "Son maravillosos. Siempre digo que es fácil entrenarlos porque son tan buenos que mejoran todo lo que pienses. Y no sólo como jugadores, sino también como grupo, como personas. No veo cómo mejorar un equipo así".
La otra pasión de Edu Castro es la lectura, a la que se aficionó de pequeño gracias a los libros obligatorios del colegio. El vigués bromea: "Soy tan 'friki' que puedo ir leyendo por la calle mientras camino". Además, se trata de un 'hobby' que ha repercutido positivamente en su carrera profesional: "Estoy seguro de que ha tenido muchísima influencia, porque entre mis lecturas hay algunas de filosofía, que me permite ordenarme y estructurar un mensaje, incluso sorprender a los jugadores. Al fin y al cabo, somos comunicadores, gente que expresa ideas, y leer me ha ayudado mucho".
El pasado viernes, el Barcelona de Edu Castro debutó en OK Liga ante el Liceo coruñés con una derrota que truncó la racha de 52 jornadas sin perder en la competición doméstica: "Este es un Liceo nuevo, con jugadores jóvenes pero con mucha experiencia en Liga. Ellos tuvieron una primera parte buenísima y nosotros no pudimos marcar hasta el último minuto, por lo que no tuvimos opción de empatar. Si había un sitio en el que se podía dar una derrota, era ahí. Tienen un grandísimo ambiente y un equipo muy bueno. Los veo peleando la OK Liga con nosotros".
La hegemonía de los clubes catalanes en la liga española de hockey es una realidad. El Liceo coruñés es el único equipo no catalán que ha conseguido ganar el título y, esta temporada, Riazor es el único desplazamiento fuera de Catalunya para los equipos de la OK Liga. "El hockey aquí es una pseudorreligión –explica Castro– y en el resto de comunidades es complicado hacer proyectos. Encima, ahora en Porgutal los clubes de fútbol están haciendo equipos de hockey competitivos llevándose jugadores de la liga española. No sé a dónde vamos a ir, pero si no hay proyectos con un respaldo económico más fuerte detrás, la realidad actual será difícil de cambiar".
El objetivo de Edu Castro este año con el Barcelona es "volver a ganarlo todo. Estamos obligados a ello, y muy orgullosos. El año pasado ganamos cuatro títulos, pero todo el mundo nos recordaba el único que no ganamos, la Liga catalana". En el plano personal, insiste en que no compite contra nadie, sino contra sí mismo. "Si ayer pude hacer algo mejor para ayudar al equipo, lo interiorizo mucho y trabajo para que no vuelva a ocurrir el mismo error".n