Atlántico

CELTA

Escribá y el Celta acercan posturas

Las dos partes comenzaron a negociar la renovación del contrato del técnico, deseada por el club celeste

Fran Escribá, en el último entrenamiento del equipo el pasado viernes en Balaídos.
Fran Escribá, en el último entrenamiento del equipo el pasado viernes en Balaídos.
Escribá y el Celta acercan posturas

Ya están iniciadas las negociaciones. Con ese aura de dramatización que acompaña al intercambio de posturas futbolísticas. Las dos partes afirmaban en la previa que su intención es llegar a un acuerdo, lo que debería favorecer que la fumata blanca llegue cuanto antes. Porque para el Celta, cerrar la continuidad de Fran Escribá como entrenador significa el primer e imprescindible paso para perfilar el proyecto de la próxima temporada, que aspira a vivir con menos agobios que la pasada.
Con buena disposición y el agente del técnico, Manuel García Quilón, ya en el ajo, los contactos se sucedieron ayer y hoy se retomarán. Escribá ya puso por delante que quiere un convencimiento pleno del club sobre la idoneidad de su persona, más allá de haber sido una apuesta acertada en el momento de crisis en el que llegó. El valenciano pone por delante sentir ese apoyo pleno, sin aclarar si debe ser cifrado en cuestiones puramente futbolísticas o en apuesta por un contrato a medio plazo. 
Por su parte, el Celta tenía claro ya hace semanas que su prioridad es la continuidad del entrenador que ha conseguido salvar al equipo. Gustó su planteamiento al llegar de no querer hipotecar una segunda temporada y ahora se espera que gusten sus propuestas como regidor de un proyecto desde el arranque de temporada.
Escribá viene de vivir una desagradable experiencia con el Villarreal, donde renovó tras una buena temporada 16/17 pero en la 17/18 apenas aguantó seis jornadas de Liga en el cargo. Al valenciano le gusta moverse pisando sobre seguro y, de hecho, desde esa salida abrupta del conjunto castellonense en septiembre de 2017 no había vuelto a sentarse en un banquillo hasta que lo hizo en marzo de este año en el céltico. Otra muestra de esa seguridad que busca es que dejó el Elche en el verano de 2015 con dos años más de contrato y tras tres temporadas exitosas.