FRAN ESCRIBÁ. ENTRENADOR DEL CELTA

"El equipo tiene que generar muchas más cosas en ataque"

El entrenador cree que el Celta "mejoró en orden y equilibrio pero tiene que generar más cosas en ataque" y que ante Villarreal y Huesca "nos jugamos una parte muy importante de la temporada". Asegura que "las expectativas con Aspas están siendo excesivas, pero va a hacernos mejores porque es el mejor" 

 

El técnico valenciano Fran Escribá, ayer, en la sala de prensa de las instalaciones deportivas de A Madroa.
El técnico valenciano Fran Escribá, ayer, en la sala de prensa de las instalaciones deportivas de A Madroa.
"El equipo tiene que generar muchas más cosas en ataque"

Después de un par de semanas al frente del Celta, con dos derrotas en otros tantos partidos, Fran Escribá (Valencia, 1965) cuenta ya con datos suficientes para realizar un diagnóstico más profundo de lo que necesita el equipo para intentar conseguir la permanencia.

Los dos encuentros que el conjunto celeste afrontará a la vuelta del parón, ante Villarreal y Huesca, serán decisivos.

Cuando llegó al Celta diagnosticó que el problema del Celta no era tanto defensivo como de equilibrio, ¿sigue pensando lo mismo tras los dos partidos disputados ante el Betis y el Real Madrid?
Sinceramente, creo que el equipo ha sido equilibrado en estos dos partidos. Ninguno de los dos fue de ida y vuelta, ninguno fue abierto, aunque es cierto que los resultados afean cualquier cosa que diga. Pero sí que creo que el equipo, en cuanto a orden y equilibrio, ha estado más cerca de la idea que yo tengo.

¿Cómo se ha encontrado el equipo, mejor, peor o como lo imaginaba antes de llegar?
Similar, porque lo había visto mucho. Tenía claro que era un equipo con potencial, aunque sinceramente creo que las expectativas eran superiores al potencial de la plantilla, porque es una buena plantilla, pero muy joven, y con más tiempo, más madurez, conseguirá objetivos mayores. En un momento de dificultad, el que haya más gente inexperta que en otros equipos se nota. Pero lo que me encontré era más o menos lo que me esperaba. 

¿La primera parte contra el Real Madrid es el camino que se debe seguir?
Yo creo que sí. Incluso tuvimos nuestras opciones. En la primera parte, la ocasión más clara fue nuestra. Es verdad que Bale remató al larguero, pero la oportunidad de Maxi fue clarísima. Yo creo que esa debe ser un poco la línea. También es cierto que juegas contra el Madrid, que no te va a dejar tantas opciones. Lógicamente, hay que dar un paso. Además del equilibrio defensivo, que yo creo que en parte hemos conseguido, es evidente que el equipo tiene que generar muchas más cosas en ataque, que es algo que hasta ahora no hemos conseguido.

Otro problema que se vio en ese encuentro, y en anteriores, es que el equipo parece que se viene abajo en cuanto encaja un gol.
Puede ser una cuestión anímica, pero tengo que decir que yo al equipo no le he visto bajar los brazos, que es algo distinto. Una cosa es que el golpe lo encaje y le duela mucho, y otra cosa es que se abandone o se deje. Y prueba de ello es que en el Bernabéu, si en el minuto 60 te meten un gol y bajas los brazos, te meten cinco. El equipo, en ese sentido, no bajó lo brazos, pero sí es cierto que le afectó anímicamente. Decir lo contrario sería ilógico. Cómo no van a estar dolidos. Es más, creo que sería incluso una falta de respeto por nuestra parte si no estuviéramos afectados. Y el jugador, lógicamente, lo está. A veces nos quejamos de que les da igual y si fuese así, no estarían tan afectados como están, pero al mismo tiempo están confiados en que trabajando y haciendo bien las cosas, podemos salir de ahí.

¿Cómo está el ambiente ahora mismo en el grupo, este parón les ha venido bien?
Yo el ambiente lo veo bien, lo digo con sinceridad. Por la responsabilidad que tenemos todos ante esta situación, no puede haber risas continuas porque sería hasta una falta de respeto, pero el grupo trabaja alegre, contento, unido, bien. No tengo ninguna queja sobre los entrenamientos. En estas dos semanas, la gente que lleva a aquí más tiempo me dice que los ve entrenando muy bien y yo lo veo también. Como les dije desde el primer día, no quiero cachondeo, porque no estamos en una situación de cachondeo ni mucho menos, pero quiero alegría. Tampoco podemos entrenar con la cara mirando al suelo o torcidos. Y los jugadores están cumpliendo: están alegres, pero con responsabilidad.
 

¿El sistema 4-4-2 se adapta bien a esta plantilla?
Estando todos sí que podría ser un excelente sistema. Hasta ahora, he jugado dos partidos con dos sistemas distintos. El 4-4-2 del primer día no eran exactamente así porque Boudebouz era más un enganche y era un 4-2-3-1 prácticamente. Creo que además es una forma de jugar que nos va bien con cualquier futbolista porque delantero puro sólo tenemos a Maxi. Iago, que puede jugar en muchas demarcaciones, creo que se encuentra más cómodo en situaciones de media punta, apareciendo con libertad. Y cualquiera que pueda jugar ahí, además de Iago, como Boudebouz, Brais o Boufal, se encuentran mejor en una situación de media punta que como segundo delantero. Entonces yo me adaptaré a lo que tiene el equipo. El 4-4-2 como tal no lo hemos jugado y no lo vamos a jugar. Otra cosa es que defensivamente nos organicemos como dos, pero cuando estemos en ataque no vamos a tener dos delanteros de referencia. El otro día, en el Bernabéu, era un 4-3-3, pero que en repliegue era un 4-1-4-1, un sistema con el que el Celta ha jugado muchas veces en anteriores temporadas, con Iago en la derecha y con libertad para irse al centro. Es otro sistema que también podemos utilizar perfectamente.

Hablando de Iago Aspas, ¿cómo lo ha encontrado?
Creemos que va a estar disponible para la semana del Villarreal. Está bien, haciendo cosas puntuales con el grupo, y con la sensación de que durante la próxima semana estará con el resto y en condiciones.

¿Cree que se está poniendo demasiada presión sobre el moañés?
Sí, posiblemente, pero yo creo que lo va a llevar bien porque es un hombre con experiencia y lleva muchos años ya en la élite. Entonces creo que más que responsabilidad o presión, son las expectativas las que están siendo excesivas con respecto a Iago. Pero pienso que él asume con naturalidad, igual que todos, que es el jugador más importante de la plantilla y que lógicamente, parte de ser eso es que las expectativas sobre él sean mayores. Con todo, él sabe que su importancia, que es muy grande, va a ser siempre partiendo del grupo, y que va a hacernos mejores porque es el mejor futbolista de la plantilla, eso es evidente.

El que no estará ante el Villarreal es Juncá, lesionado, y eso abre distintas opciones para el lateral izquierdo, ¿cuál es su apuesta?
Ahora mismo, en la cabeza sólo tengo dos. Una es el cambio natural, que es Lucas Olaza, un lateral zurdo, y la otra es hacer algo que ya hicimos, y que el Celta ha hecho históricamente, poniendo a un lateral derecho como Jonny en la banda izquierda. Entonces Kevin o Hugo Mallo podrían jugar también ahí. De entrada, Lucas tiene muchas opciones de ser el jugador elegido, pero tenemos todavía una semana larga de trabajo por delante para que no sólo él demuestre que está preparado, sino que también otros demuestren que están ahí.

Haciendo un análisis del equipo, ¿su situación llega por problemas individuales o por uno colectivo?
Yo creo que es un poco de todo. Hay jugadores que en algunos momentos de la temporada, y ahora también, no están rindiendo a nivel individual lo que su talento o su potencial dice y eso ha perjudicado al colectivo. Al final, el rendimiento individual de cada uno ha sumado menos para el grupo y el colectivo tampoco ha permitido que el rendimiento de esos jugadores mejore. Si no somos capaces de conseguir ese equilibrio entre ataque y defensa, lógicamente, los atacantes brillarán menos. Pero sí que creo que para esa mejora colectiva, necesitamos una mejora individual de ciertos jugadores.

A la vuelta del parón van a enfrentarse en apenas cuatro días a Villarreal y Huesca, dos rivales directos por la permanencia, ¿el Celta se juega ahí la temporada?
Nos jugamos una parte muy importante y lo asumimos con una responsabilidad máxima. Al final, no podemos jugar esos partidos quitándoles toda la importancia que tienen. El futbolista y los entrenadores tenemos que ser conscientes de la responsabilidad que suponen esos partidos. Ya no vale decir que hay tiempo porque después habrá otros ocho encuentros. En el colectivo todos somos conscientes de que hay que empezar a ganar ya y que si eso nos presiona un poco más hay que saber que tenemos la suerte de estar en un equipo como el Celta, en Primera División, porque se nos supone preparados para aguantar ese tipo de presión. El que no esté preparado, evidentemente tiene que dejar paso a otro compañero. Pero el futbolista tiene que ser consciente de que nos jugamos mucho. Los partidos que se pierden ya no vuelven y esos seis puntos del sábado y el miércoles son básicos para lo que viene después.
 

El primero es el Villarreal, ¿qué es lo que más le preocupa del equipo de Castellón?
De todos los equipos que estamos de mitad de tabla para abajo, es el único que no tiene ningún sentido que esté ahí. Prueba de ello es que, no sólo hace dos años conmigo, sino la temporada pasada también, se clasificó para competición europea y sigue en la Liga Europa, con lo cual ese es su verdadero potencial. Es un equipo diseñado para estar entre los siete primeros. Su potencial es muy grande y además ha mejorado, no ya en fútbol, sino en resultados en las últimas tres semanas, y por lo tanto viene mejor de lo que hubiera estado hace un mes y mucho mejor que cuando el Celta le ganó en La Cerámica. Pero esto tampoco nos tiene que cambiar. Creo que los tres partidos de esa semana (Villarreal, Huesca y Real Sociedad) van a ser muy igualados. Cualquier otra cosa me sorprendería.

¿Está contento con la aportación de Borja Oubiña y Mario Bermejo al cuerpo técnico?
Sí, mucho. A mí siempre me ha gustado tener cerca a gente del club, porque conocen la entidad, la afición, la plantilla, los medios... Es una forma de que te aporten conocimiento y en el caso Mario Bermejo y Borja Oubiña, con los jugadores son fundamentales.
 

¿Qué importancia le da a la actitud que pueda adoptar la afición en esta recta final de la temporada?
Es importantísima. Si siempre se dice que la afición es importante, qué duda cabe que en cinco partidos en casa, con lo que nos jugamos, para nosotros ellos van a ser fundamentales. No nos han fallado, y el equipo no puede quejarse de que la afición lo haya abandonado en ningún partido, pero no sólo no nos han fallado, sino que sabemos que nos van a apoyar más de aquí hasta el final. Lo que queremos es devolverles todo eso con la permanencia del equipo.

¿Esa permanencia pasa sobre todo por Balaídos?
Sí. Evidentemente, los puntos de la salvación están en cualquier campo, pero sí que es cierto que los partidos delante de tu gente, con el apoyo que vamos a tener y contra los rivales que tendremos, incluido el Barça, creo que debemos ir a ganar a todos los campos, pero los de casa van a ser muy importantes.

¿Si tuviera que decir con una sola palabra lo que necesita el Celta cuál elegiría: tranquilidad, agresividad, intensidad o fútbol?
Si decimos fútbol, creo que resume todo eso. Es la palabra que nos une a todos: el aficionado, la intensidad, los entrenadores, los jugadores, los medios... Todos somos parte del fútbol, es lo que nos une y creo que es lo que necesitamos ahora, vivir el fútbol como requiere esto, cada uno desde su lado: los medios escribiendo, pero apoyando también, porque son muy importantes, la afición alentando, los jugadores trabajando... Todos debemos aportar lo que podamos para salir de esta situación.