Balonmano en silla

Envo vive el balonmano

Lorenzo Envó, con el balón, en el partido de exhibición realizado en Vigo el 6 de diciembre.
photo_camera Lorenzo Envó, con el balón, en el partido de exhibición realizado en Vigo el 6 de diciembre.

El histórico exjugador del Amfiv se pasó a la pelota pequeña con el ICB Coruña y la selección

Lorenzo Envo es un mito en el Amfiv. El jugador de referencia durante más de una década y protagonista de muchos partidos hasta que la edad y las obligaciones familiares lo apartaron de la primera línea. No obstante, el deportista está lejos de estar retirado. Continúa en División de Honor, ahora en el Joventut, y, al estar residiendo en las cercanías de A Coruña, creó su propio club, el Inclubasket Coruña, pero “resulta que llevamos seis meses y tiene más éxito el balonmano en silla que el baloncesto. Y eso que hacemos las dos disciplinas”. 

En la modalidad del balón grande, la perspectiva de crear un equipo todavía está lejos, pero no así con el pequeño, porque este fin de semana debuta en el I Tórneo élite de balonmano en silla de ruedas que se disputa en la localidad de Curtis. “Somos 11 jugadores en el club y estamos con el balonmano y también con el baloncesto. Sobre todo, en la base y dándolos a conocer”, explica el propio Envo, que es el presidente de una entidad cuya sección de balonmano es ICB Coruña. 

La cuestión es que llegó al balonmano casi de casualidad y tras mucha insistencia del principal promotor en España, Ricardo Alonso ‘Richi’. “Él llevaba tiempo pidiéndome para jugar, que probara para el balonmano y, entre eso y jugar a baloncesto, no había manera. Hasta que llegó el momento en el que me casé, tuve los hijos y ahora, como estoy instalado aquí en la zona de A Coruña, quise formar un club aquí”, relata el ex jugador del Amfiv.

Su ejemplo era el club vigués, que no tiene reflejo en el área de A Coruña. “Para hacer deporte adaptado veía que no había nada, ni equipo ni nada. Entre algunos amigos de aquí y yo, montamos algo e hicimos un club para dar charlas en los colegios y moverlo un poco con la idea de sacar, en el futuro, un equipo de baloncesto. También hablé con Richi por el tema de la promoción y, a partir de ahí, entré con la Federación de Balonmano, probé y vi que me gustaba”, describe Envo.

La vieja amistad de Richi, de padres gallegos y que pasó por el Balonmano Chapela sin discapacidad, se retomó hasta el punto de que Envo entró en una convocatoria de la selección española. “Tenía un torneo en Francia, porque normalmente tienen bastantes en otros países que están más avanzados. Me invitaron a ir para probar y, la verdad, me gustó bastante. Resultó novedoso, me fue bien y, a partir de ahí, acudí a dos convocatorias más”, relata el jugador de baloncesto en silla y, ahora, también de balonmano.

De hecho, con el balón pequeña vive una segunda juventud o ya tercera a sus 45 años. “No se me da mal. Como ahora en España está en fase muy inicial, estamos ahí. Supongo que cuando se desarrolle más y llegue gente joven, me desplazarán un poco, pero estoy disfrutando de mi momento de gloria”, bromea.

El torneo de Curtis coincide este fin de semana con el parón en la División de Honor de baloncesto en silla al disputarse la Copa del Rey. Y es que Lorenzo Envo continúa en activo, ahora en el Joventut. “Normalmente, viajo el jueves y viernes. Juego y, por la semana, hago los entrenamientos aquí en A Coruña”, resume. Una dedicación notable, que saca adelante “gracias a mi mujer, que se queda aquí y es una santa. Cualquier día veo el divorcio. Tengo a los tres hijos en casa y tengo que hacer un esfuerzo por sacar esto adelante para dar a la gente de la zona una opción de hacer deporte. Mi gran ilusión es tener el equipo de balonmano y también el de baloncesto, que lo seguimos trabajando desde la base, para algún día tener ese derbi Vigo-A Coruña de baloncesto en silla contra el Amfiv. Y en balonmano, también”. 

De hecho, el comienzo del equipo de Lorenzo Envo está ligado a Vigo porque el pasado seis de diciembre disputó un torneo de exhibición en el pabellón de Coia de la mano del Seis do Nadal. En la ciudad olívica desembarcó la selección española y el combinado coruñés para mostrar el balonmano en silla en el sur de Galicia. Entre los jugadores que ya reclutó el exjugador del Amfiv se encuentran tres del área de Vigo, Laura Martínez Román, Juan José Rodríguez y Manuel Rodríguez Graña.

Y es que los caminos del deporte y de la vida, en ocasiones, son impredecibles. En Curtis, este fin de semana, se reunirán cuatro conjuntos de balonmano adaptado, uno de ellos coruñés con presidente exvigués y varios jugadores de la ciudad olívica. Envo tenía en la cabeza un equipo de baloncesto, su deporte de toda la vida, y ahora juega a balonmano y tiene una escuadra.

Te puede interesar