Atlántico

PRIMERA B FEMENINA

El Matamá asume el reto

El club vigués competirá en Primera B y, para ello, debe cuadruplicar su presupuesto actual

Lorena Codeseda, en uno de los partidos de esta temporada con el Matamá.
Lorena Codeseda, en uno de los partidos de esta temporada con el Matamá.
El Matamá asume el reto

El Atlántida de Matamá asume el reto deportivo y económico de competir la próxima campaña en Primera División B, la categoría de nueva creación y que será la segunda en el fútbol femenino español. El club presidido por César Casás ya trabaja en el proyecto económico y deportivo para asumir una categoría con exigencias altas tras la remodelación presentada por la Real Federación Española de Fútbol, pero que todavía debe cerrarse en los próximos días al encontrarse en pleno período de alegaciones. "Justo terminan ahora y la próxima semana espero que finalice. Este mes tiene que quedar todo claro", expresa el dirigente de la entidad y explica que "en la última propuesta se hablaba de seis profesionales en el club. Yo espero que sea alguna jugadora menos en el primer año, pero es uno de los puntos fundamentales de lo que se está negociando. En todo caso, sí que cambiaron las exigencias en relación al primer proyecto".
César Casás también advierte que "tampoco sabemos el dinero que nos puede llegar directamente de la organización de la liga, entendemos que a mayores exigencias, también debe existir una compensación". En todo caso, el cambio en el Matamá es radical porque "como mínimo multiplicaremos por cuatro el que tenemos actualmente. Puede ser más. Para nosotros es un reto, pero lo asumimos y buscaremos hacer un buen equipo para estar en la nueva categoría". 
Más allá de la parte económica, que es la que más preocupa al Matamá, la deportiva está encaminada con el dúo técnico formado por Edu González y David Ferreiro, que se incrementará con un preparador físico y también aumentará el número de jugadoras. La idea que maneja González es "una plantilla superior a las veinte jugadoras para poder asumir un calendario más exigente y también ser competitivos. La idea no puede ser otra que la permanencia, pero si nos salen bien las cosas, incluso podríamos aspirar a estar un poco más arriba".
En todo caso, el Matamá partirá con limitaciones en la nueva categoría, especialmente económicas, pero el técnico matiza que "estamos hablando con jóvenes, pero también con alguna jugadora de experiencia que nos pueda aportar ese aspecto y también fuerza". En todo caso, el preparador también reconoce que para cerrar todo el proyecto deportivo debe aclararse la categoría con todas sus condiciones. El trabajo está avanzado y encaminado.n