Deporte local

"Dicen que me voy por dinero y creo que lo pierdo"

Deporte local

SOLANGE PEREIRA. Atleta canguesa internacional con España

"Dicen que me voy por dinero y creo que lo pierdo"

SOLANGE PEREIRA. Atleta canguesa internacional con España
photo_cameraSOLANGE PEREIRA. Atleta canguesa internacional con España
Solange Pereira (Valença do Mi-nho, 12 de diciembre de 1989) defiende este domingo en Lisboa el título de campeona de Europa de cross por relevos.

Será su última competición internacional como atleta con ficha en Galicia, que ya tramitó en 2009. Una década después y, "tras madurar atlética y personalmente", cambiará la licencia a Canarias, donde creció hasta entrar en la universidad, porque "ya no resido en Galicia y siento que es lo adecuado". Será el final de una etapa. 

¿Se ven con opciones de revalidar el título?
Estamos con muchas ganas, como en las ediciones anteriores. Somos los actuales campeones de Europa y, por lo tanto, vamos con la intención de revalidar el título. El relevo es un poco impredecible, no sabes lo que puede pasar. Daremos lo mejor de cada una y, después, veremos lo que sale. Ser campeones creo que no añade presión porque todos disfrutamos mucho. Ojalá pudiéramos ganar, pero si no lo hacemos, no pasará nada. Eso sí, las expectativas son finalizar en el podio. 

Cambian los compañeros, pero siguen las dos mujeres. Usted y Ester Guerrero. 
Repetimos, somos las pesadas. En hombres sí que se están cambiando y eso muestra que hay variedad en el medio fondo español. Lo bueno es que tenemos una calidad buena en el nivel medio. No tenemos grandes estrellas en el equipo, pero dentro de una media, el nivel es alto. 

¿En qué se diferencian los relevos de una carrera normal?
Lo que más cambian son los rivales a los que te enfrentas. El año pasado veíamos al  equipo de Francia y parecía muy superior, pero después estuvimos ahí y le ganamos al final. Pero no lo esperábamos, ninguno de los cuatro. Son circuitos diferentes y también distancias distintas a la pista. Igual son para atletas de 800 metros, pero en los que es preciso medirse y saber correr. 

¿Le gusta una carrera con barro?
Me da igual, es cuestión de adaptarse. En todo caso, yo con lluvia corro muy bien. Como dice mi entrenador, la piel es impermeable... Al final, las condiciones son iguales para todos y lo bonito del cross es saber adaptarte al terreno y a las condiciones meteorológicas. En esta disciplina hay que adaptarse y el año pasado pude ver que había atletas que no se sabían medir bien en este terreno. Salían muy fuerte porque veían que el relevo es una vuelta al circuito, pero después se hacía largo. 

Y será la última competición internacional como gallega. 
Me despido de Galicia a nivel internacional con este campeonato y espero hacerlo con un buen resultado. Ya no solo por nivel individual, también para terminar esta etapa con un buen sabor de boca. Al final, los atletas somos números, lo que conseguimos, y quedarán los resultados. Además, en el relevo me siento una pionera porque estuve desde la primera edición. Me divierte y me gusta mucho. 

¿Por qué decidió cambiar la ficha a Canarias?
Mi etapa en Galicia terminó. Como todo el mundo, cada uno tiene prioridades en la vida y yo tengo las mías, que pasaron por un cambio en mi vida, tanto a nivel personal como profesional, que en mi caso, es una ocupación deportiva. Creo que lo mejor era desligarme de la comunidad en la que he estado viviendo en los últimos años porque no voy a residir allí. Es una tontería continuar con la residencia cuando no estoy. A Canarias es a dónde iré cuando no me encuentre concentrada y por eso me federo allí. Mucha gente piensa que es por un tema económico, pero al contrario, creo que salgo perdiendo con el cambio. No tengo nada que me una ya a Cangas y lo normal es irme. 

¿Es más un tema ético que económico?
Me hace gracia porque cuando dije que haría ficha por Canarias mucha gente me dijo: la pela es la pela. Pues no, no es por eso. De hecho, no sé ni las becas que hay en Canarias. Y las gallegas sí que las conozco y sé que voy a perder esas ayudas. Soy una afortunada porque puedo vivir del atletismo, mejor dicho, sobrevivir, pero no tengo ni idea de las subvenciones canarias. La gente puede pensarlo, pero no me voy por dinero, son circunstancias de mi vida. Cerré una etapa y continuar en Galicia sería mantener una situación que no es real. Creo que sería engañar a la propia comunidad y a su federación. 
 

¿Llegaron a llamarla desde la federación de Canarias?
No me llamó nadie, y se da la circunstancias de que conozco al presidente porque hace años, cuando era niña, ejercía de juez en las competiciones de allí. No obstante, no me llamó ni tuve contactos con él. Cuando transmití el cambio en Galicia, me llegaron muchas muestras de apoyo y es algo que agradezco. Creo que cumplí y me enviaron muchos mensajes. Me da mucha pena irme y quiero agradecer todo el cariño que he recibido, que ha sido mucho. 

¿Se queda en la residencia Blume de forma definitiva?
Siempre tuve un nexo de unión con Canarias. Gran parte de mi familia está allí y es a donde iré en los períodos en los que no me encuentre concentrada en la Residencia Blume. Es donde tengo la residencia y, la verdad, si me iba de Galicia, lo normal es volver a mis inicios, al lugar en el que están las raíces. 

¿Con qué momento se queda?
La verdad es que son muchos momentos. Desde que me mudé a Galicia he crecido como atleta y como persona. Desde el tiempo que estuve con Carlos Landín, que fue mi entrenador, y me formé como una profesional hasta ser internacional. De hecho, cuando comencé fue en 2007 y todavía tenía el pasaporte portugués. Cada año mejoré mis marcas hasta ser una atleta profesional, conseguí ir a Europeos, a un Mundial, correr en la Diamond League... Y todo esto, estando unida a Galicia. Le voy a tener mucho cariño. Además, también añoraré ese cariño de la gente y también la influencia que puedo dejar en mucha gente. Conozco a un montón de niños que, cuando me ven, me tienen un respeto y para mí es algo especial. Cuando me retire, ese cariño que queda en la gente, es lo más bonito y con lo que me quedaré. 
 

¿Piensa en la retirada?
Todavía me veo joven y creo que me queda atletismo para rato. Sí creo que igual el 2020 es mi último año en la prueba de 1.500 metros porque es una temporada de Juegos Olímpicos y, probablemente, sea mi última opción de poder alcanzarlos en esta distancia. Después, si me planteo otro ciclo, será en una distancia más larga. Pero aún me queda y creo que tengo condiciones para correr en distancias más largas. No digo que vaya a terminar en maratón, pero ¿quién dice que no lo haga en unos años? Con el tiempo veré si tengo capacidad para ir aumentando la distancia de las pruebas en las que participo y también comprobaré las ganas que tengo. El atletismo es muy duro y se necesita tener ganas para poder afrontar todo el sufrimiento y las cargas de entrenamiento. 

¿Se ve con opciones de llegar a Tokio 2020?
La mínima es, probablemente, la más dura de todos los tiempos. Lo que sucede es que entra un nuevo sistema de puntuación y es a lo que nos agarraremos muchos. En él prima la regularidad y, según las marcas y las competiciones que hagas, vas sumando puntos. Si hago bastantes marcas en un tiempo bueno, sin ser la mínima, tengo opciones. Entran 45 atletas y yo estoy ahí, a tres puestos. Me encuentro cerca del límite y creo que tengo opciones. Es un sistema complejo, que nos cuesta incluso a los atletas, pero existe esa opción. También quiero disfrutar el camino porque no todo el mundo puede decir que pelea por llegar a unos Juegos Olímpicos. También es lo bonito del atletismo.

¿Cuánto tiempo lleva en Galicia?
Llegué en 2007 para estudiar y dos años después ya tenía la nacionalidad y la ficha en Galicia. Poco después fui al Europeo de cross en Kaunas con la selección sub-23 y desde aquel debut hasta hoy. En todo este tiempo terminé la Licenciatura de Actividades Físicas y del Deporte, soy entrenador nacional de atletismo y a día de hoy todavía sigo formándome. Estoy con un máster.n

Más en Deporte local
Comentarios