Deporte local

El día grande de Salazar

Deporte local

BALONMANO LIGA ASOBAL

El día grande de Salazar

Edu Salazar viaja casi a diario de Vigo a Cangas para entrenar con el Frigoríficos del Morrazo.
photo_cameraEdu Salazar viaja casi a diario de Vigo a Cangas para entrenar con el Frigoríficos del Morrazo.

"Salí, empecé a parar y cogí confianza", afirma el portero del Frigo tras batir al Puerto Sagunto

Eduardo José Salazar Heigl, Edu Salazar, vivió el pasado sábado la mejor tarde su incipiente carrera deportiva. El joven portero suplente del Frigoríficos del Morrazo, de 21 años, contribuyó decisivamente a la victoria de su equipo ante el Puerto Sagunto (27-26) con un 58 por ciento de paradas que permitió a los cangueses remontar una desventaja de siete goles.
"Nunca había hecho tan buenos números", señala el guardameta vigués, que todavía no se explica los motivos que le permitieron firmar una actuación tan brillante en su primera temporada en la Liga Asobal. "No tengo ni idea. Salí, empecé a parar y el hecho de jugar en casa te anima más. Parar la primera siempre te da más confianza y a medida que vas parando te dices: 'hoy tengo el día y voy a echar una mano al equipo", afirma.
Nacido en Aguirre (Venezuela), Edu Salazar aterrizó en Vigo hace por más de una década, cuando tenía 10 años, y se inició en el balonmano en el Seis do Nadal: "Quería practicar algún deporte y me metí en balonmano, que no tenía ni idea de lo que era pero me gustó mucho. Al principio jugué de pivote y lateral, pero no era lo mío, me pasaba el día corriendo de arriba a abajo. Un día se lesionó el portero, me pidieron que los sustituyera y me sentí muy cómodo. Entonces me dijeron que si quería ser portero y desde ésa le empecé a coger más gusto al balonmano".
Tras militar en el club de Coia hasta el primer año de juvenil, Salazar pasó al Academia Octavio, con el que llegó a jugar en Primera Autonómica. Regresó al Seis do Nadal para disputar la liga de Primera Nacional y, hace dos años, cruzó la ría para fichar por el Frigoríficos del Morrazo, que después de un año en el filial, esta misma temporada lo ha ascendido al primer equipo. "Pillo es un entrenador que no se corta a la hora de poner a los chavales y lo que intento es ir poco a poco y, cada vez que salgo, intentar hacerlo un poco mejor. La cuestión es ir cogiendo confianza y partidos como el del sábado te la dan para seguir entrenando y para hacerlo lo mejor posible cuando vuelva a salir", explica el guardameta, que destaca que el técnico "me felicitó después del encuentro, pero hoy (por ayer) ya hemos estado preparando el partido de Huesca, el siguiente objetivo".
Aunque una actuación como la que protagonizó ante el Puerto Sagunto no está al alcance de muchos porteros, Edu Salazar no se plantea la posibilidad de ser llamado por la selección española. "Es muy pronto todavía. Por hacer un partido bueno no se puede decir nada. Cuanto tenga un añito bueno, entonces ya podría planteármelo, pero hay que ir poco a poco, que es como se consiguen las cosas".
Pero sus referentes, eso sí, son dos insignes 'hispanos'. "El portero que siempre me ha gustado más ha sido Barrufet, pero el que más ha influido es Sterbik, es un ejemplo a seguir para mí y son dos maneras de parar totalmente distintas", indica el guardameta, que sobre su estilo asegura que "no creo que sea muy rápido ni explosivo, simplemente intento sacar toda la información posible del lanzamiento y voy cuando tengo que ir. A veces sale bien y otras no, pero con la experiencia se va ganando eso". Una filosofía cabal. n

Más en Deporte local
Comentarios