Atlántico

ESTELA DOIRO. JUGADORA GUARDESA DEL MÁLAGA

"Si no dejaba el Guardés en verano, ya no lo iba a hacer"

Estela Doiro (A Guarda, 28 de diciembre de 1990) decidió este verano dejar el Mecalia Guardés para recalar en el Rincón Fertilidad Málaga y, de esta forma, salir de su club de formación.
Estela Doiro dejó el Mecalia Guardés el pasado verano para recalar en el Rincón Fertilidad Málaga.
Estela Doiro dejó el Mecalia Guardés el pasado verano para recalar en el Rincón Fertilidad Málaga.
"Si no dejaba el Guardés en verano, ya no lo iba a hacer"

El sábado en Málaga vivirá el primer encuentro ante su exequipo.  

Primer encuentro con el Guardés tras su marcha, ¿cómo lo vive?
Todavía es pronto para hacerme la idea, pero ya empieza el gusanillo. Para mí será un partido bonito y le tengo ganas porque va a ser el reencuentro con compañeros y con el equipo en el que estuve tanto tiempo. En el momento en el que salí de allí sabía que tenía que llegar y que es un encuentro de muchas emociones enfrentadas. Lo tengo que llevar de la mejor manera y ya está. 

¿Pensó mucho la decisión?
Cuando tomas una decisión así está claro que es muy meditada. Tienes que hacerle caso al corazón y a la cabeza y pensar mucho. Tenía todo muy meditado y pensado. Tenía que optar por salir y ver mi crecimiento personal y deportivo o quedarme por el cariño y todo lo que es el Guardés para mí. Tomé la decisión de marchar para vivir una experiencia nueva y crecer a nivel personal y deportivo.  

¿Cuánto tiempo se piensa?
Mucho, mucho tiempo. Horas y horas en casa. Le di muchas vueltas, hablé con mis padres, con otra gente... Ahora sí, ahora no, ahora lo tengo claro, ahora ya no. Al final, hice caso a lo que realmente creía que era lo mejor para mí.  

Otros veranos tuvo ofertas, ¿qué hizo diferente su decisión en esta ocasión?
Otras veces me pudo más el quedarme en casa. El Guardés para mí significaba mucho y significa mucho y siempre opté por seguir allí. Hasta esta ocasión pesaba más el querer hacer algo grande en casa. Fuimos campeonas de liga y para mí es uno de los recuerdos más especiales y bonitos que voy a tener en mi vida, pero ahora llegó el momento. Me dije: si no lo hago ahora, que tengo 28 años, casi 29, ya no lo iba a hacer. Es un momento en el que el cuerpo me pidió tomar esta decisión. Son cuestiones personales a las que me agarré. A esto se añadió que el Málaga me planteó un proyecto ambicioso y pusieron mucho interés en contratarme, ya era la segunda ocasión en la que me iban a buscar. No es cuestión de darle más vueltas, entendí que era el momento porque, si no lo hacía este verano, ya no lo hubiese hecho porque haría mi vida en A Guarda y ya no me movería.  

Y escuchó comentarios sobre su salida que no le gustaron. 
En ese momento estaba escuchando cosas que no eran la realidad de la decisión. Se habló de temas económicos y demás y no es así. Tomé mis decisiones, las expliqué y me dolió mucho. Tengo mucho cariño al Guardés y no me pareció bien tener que escuchar esas cosas sobre mi marcha. La decisión está motiva por mi crecimiento deportivo y personal y porque me apetecía salir y probar algo diferente. Nada más que eso. 

¿Se encontró lo que esperaba?
Estoy contenta aquí y el club me está arropando mucho y dándome cariño y confianza. Se está cumpliendo lo prometido y todavía estoy en adaptación. Pero hasta ahora estoy contenta y con ganas de seguir.  

¿Qué objetivos tienen esta temporada?
Mejorar lo del año pasado a nivel de clasificación y conjuntar una plantilla nueva porque hay mucha renovación. Además, pasó lo que pasó con el anterior entrenador, Diego Carrasco –falleció en julio de forma repentina–, y queremos disfrutar cada partido y, si se puede, optar a los puestos de arriba. 

¿Espera un partido igualado con el Guardés?
Está siendo una liga muy igualada y con resultados que, a priori, no se esperan. También es lo bonito de la competición. El Guardés es un equipo muy fuerte, tiene una buena plantilla y queremos pelearlo. Además, en casa queremos hacer un buen partido. 

Usted es central y, por lo tanto, una pieza clave en el ataque del actual Málaga, pero se mide a un equipo que la conoce bien. ¿Espera que le hayan preparado algo?
Soy consciente de que me conocen bien. Lo bueno y lo malo lo saben. Intentaré hacer mi juego y aportar lo que pueda. Trataré de disfrutar un partido que va a ser muy bonito para mí y no pensar en lo que me puedan conocer. Al final, en División de Honor ya nos conocemos todas bien y quiero vivir el partido de la mejor manera.  

Y llega en un buen momento. 
Me encuentro cómoda jugando, con confianza y físicamente bien. Me están respetando las lesiones y ya era algo que necesitaba porque pasé una época con muchos problemas físicos. Espero que todavía pueda llegar mi mejor versión. Yo trabajo cada día para evolucionar y aquí estoy aprendiendo cosas nuevas y todo aporta para crecer, evolucionar y mejorar.  

Y en esta buena línea, está en las concentraciones del Objetivo 2021, ¿le sorprende?
Al principio sí porque no contaba con esa llamada en ese momento. Estoy contenta de que me tengan en cuenta y pueda estar en esas listas. También es una señal de que valoran el trabajo diario. Intento aportar lo mejor al club y lo que tenga que venir dentro del Objetivo 2021 o de la selección absoluta, ya vendrá. A nivel personal, no llegaron a decirme nada especial. Son concentraciones de la selección, estoy feliz de estar ahí, pero nada más. Llevaba años sin ir a la selección y no sé, pero todo suma para aprender y ayuda.   

¿Qué tal la adaptación a Málaga?
Se vive muy bien, pero es un cambio muy grande. Especialmente el climático. Pero hay muchas veces que echo de menos el pueblecito. Soy muy de A Guarda y me falta el ir hasta la playa con los perros, estar con la familia y esa tranquilidad. Y más a mí, que soy muy guardesa y me estoy adaptando poco a poco. 

Y sigue estudiando. 
Este año espero terminar las asignaturas de Magisterio de Educación Primaria. Lo intento hacer a distancia y me quedan seis materias. Si finalizo este curso, después me quedarían las prácticas y el proyecto. En su día ya hice Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, que la tengo terminada, y ahora ya voy a por la segunda. Después, ya se acabó. Todavía espero jugar algunos años más, pero estudiar otra carrera sí que no. Haré oposiciones o algún máster, pero algo más tranquilo. No meterme cuatro años de estudios. 

Después de tantos años, ya tiene una rutina establecida de estudios y deporte. 
Entrenamos bastante, pero disponemos de tiempo libre y a mí me gusta estar ocupada. La formación es importante porque el balonmano son unos años y después se termina. Tienes que estar preparada porque después empieza la vida real.