Deporte local

La decisión es no decidir

Deporte local

fútbol no profesional

La decisión es no decidir

El Coruxo piensa en empezar a entrenar la semana que viene
photo_cameraEl Coruxo piensa en empezar a entrenar la semana que viene
La RFEF deja en manos del CSD y de un consenso autonómico el comienzo de Segunda B

Ya cantaba Julio Iglesias que la vida sigue igual. Desde luego, en lo que desde las altas instancias se ha dado en llamar "fútbol no profesional" es así desde que se pararon las competiciones el pasado mes de marzo, con la entrada en vigor del estado de alarma motivado por la pandemia del coronavirus. Y, a pesar que se insistió y se insiste desde el fin del confinamiento en que la pandemia sigue ahí, los órganos encargados de dirigir el fútbol de Segunda B hacia abajo no han tomado una sola medida para hacer compatible la competición con la nueva normalidad.
Ayer, tras cinco meses, parecía que era el día destinado a dar un primer paso. La Española se reunió con las territoriales para tomar una decisión al respecto que, finalmente, fue no decidir. En un comunicado, el ente que dirige Luis Rubiales anunció que será cada autonomía la que elabore un protocolo en el que se indiquen "los requisitos para empezar las competiciones". 
Como las competencias sanitarias están transferidas a las comunidades, son ellas las que deben decidir cómo deben desarrollarse las ligas en su territorio. El problema llega en las de índole estatal. Para ellas, las autonomías deben alcanzar un consenso pilotado por el CSD que les permita comenzar. Es el caso de la Segunda División B, con Coruxo y Celta B; la Primera Estatal, con Mos, Valladares y Sárdoma; y la División de Honor juvenil, con Choco, Val Miñor y Celta. En cuanto a ligas de ese ámbito, pero con desarrollo autonómico, como la Tercera -competirán en ella Choco, Alondras, Rápido, Pontellas y Atios-, la responsabilidad se delega en la federación territorial.
En cualquier caso y categoría, la sensación en Vigo y su área es la misma: que la situación sigue exactamente igual que antes de la reunión. El malestar es palpable porque ha habido cinco meses para, al menos, empezar a perfilar soluciones. No ha sido así y la incertidumbre continúa reinando en el seno de los clubes, que no saben muy bien cuándo deben empezar a entrenar. La Federación se ha comprometido a avisar con 30 días de antelación para que puedan trabajar con un objetivo marcado. Mientras tanto, toca seguir esperando a que alguien se decida por fin a decidir.

El Coruxo piensa en empezar a entrenar la semana que viene

Ayer era el día marcado para que el Coruxo iniciase su pretemporada. Sin embargo, la reunión de la Española con la territoriales y el miedo a un retraso a enero del inicio de la competición motivó que se cancelase la vuelta al trabajo. Tras no clarificarse en absoluto el panorama, en O Vao valoran cuándo retomar la actividad y apuntan a hacerlo la semana que viene más por evitar que los futbolistas estén mucho tiempo parados que por un objetivo concreto ya que, por el momento y después de cinco meses, sigue sin haberlo.

La Española otorga cuatro ascensos más a Segunda B sin develar qué formato tendrá

La Federación Española de Fútbol sí que tomó una decisión ayer, la de ascender a los cuatro equipos pendientes de jugar sus eliminatorias de la fase adicional para subir a Segunda B, que no se disputaron por causas de fuerza mayor -hubo tres falsos positivos en el Marino-. De este modo, el propio equipo canario, el Lealtad asturiano, el Linares andaluz y el Alcoyano alicantino son nuevos clubes de la categoría de bronce que, de esta forma, pasa a tener -por el momento- 102 equipos.
La Comisión Gestora de la RFEF optó ayer por esta medida ante la "imposibilidad de encontrar fechas" y "por un principio de prudencia sanitaria ante los rebrotes", según rezaba su comunicado.
De lo que no hay rastro todavía es del formato de competición a adoptar. Una incertidumbre más a añadir en la lista de los clubes. Es segura la distribución en cinco grupos, que a su vez se dividirán en dos subgrupos, en un principio de diez. Ahora, con los ascensos extra, dos de ellos tendrán once contendientes. La intención federativa era hacer un reparto por cremallera tomando en cuenta las clasificaciones del curso pasado, pero muchas entidades se han opuesto, pues quieren que sea por proximidad. Así, ayer vio la luz un posible reparto que incluiría a Coruxo y Celta B en un subgrupo con los equipos de Castilla y León -entre ellos el Guijuelo de los hermanos Montes- pero sin Pontevedra, Racing, Compostela y Deportivo.

Más en Deporte local
Comentarios