David se queja del arbitraje del martes y cree que 'no conviene que sigan los de Segunda'

'La Copa está adulterada'

Día de despedidas en A Madroa con el comienzo de las vacaciones
El arbitraje de Velasco Carballo en el partido de Copa ante el Espanyol sigue dando mucho que hablar. El colegiado perjudicó claramente al Celta al expulsar de forma rigurosa a Quique de Lucas y no señalar un claro penalti sobre David cuando el partido iba 0-0.
Precisamente el delantero talaverano criticó ayer duramente su labor: 'El árbitro fue riguroso en la forma de hablar. Muchas veces es fácil pitar a un equipo pequeño contra un rival de superior categoría'.
David cree que no interesaba que el conjunto celeste continuara en la Copa del Rey. 'Esta competición, empezando porque el segundo partido tiene que ser en casa del equipo grande, está un poco adulterada. A veces no conviene que equipos de Segunda lleguen muy lejos. Con once jugadores en el campo estábamos haciendo un gran partido', explica.
El jugador celeste se queja especialmente por el penalti del que fue objeto y que Velasco Carballo no vio o no quiso ver: 'Lo tenía claro en el campo y las imágenes así lo demuestran. Es verdad que cuando yo recorto, al frenar, resbalo un poquito, pero una vez que me voy a poner en pie, él me barre. Las cámaras no engañan'.
Respecto a la expulsión de De Lucas, cree que el colegiado fue demasiado riguroso y dio un ejemplo del doble rasero que utilizó durante el partido: 'Pero él nos dijo que De Lucas llevaba todo el partido quejándose y diciéndole cosas. Fue demasiado riguroso. Es una pena porque ves que hay detalles que marcan el partido. Habría sido suficiente con amonestarle verbalmente. Además, antes de expulsar a De Lucas, Romaric le había dicho que era muy malo y no le sacó ni tarjeta. El trato no es igual'.
Aun así, David reconoce que Quique de Lucas estaba un tanto abatido tras el partido. Sabía que su incontinencia verbal le costó demasiado cara al Celta: 'Estaba fastidiado porque dejó al equipo con uno menos cuando nos estábamos mostrando como un equipo muy atrevido, teniendo la pelota y creando ocasiones'.
David también hizo un poco de autocrítica y cree que la ocasión que él falló en la primera parte fue determinante: 'El centro venía tan flojito que quise darle fuerza y la pena es que salió a los pies del portero. De entrar nos hubiera puesto por delante cuando nos estábamos encontrando muy a gusto'.

Te puede interesar