El Porriño certifica la permanencia en División de Honor, categoría que acecha el Guardés

Cómodas en la élite

La plantilla del Mecalia Atlético Guardés, que para la liguilla recupera a la lesionada Orsolya Simon.
El Balonmano Porriño ha superado con nota el examen de su retorno a la élite una década después. La victoria del pasado fin de semana ante el Gijón certifica una permanencia que ya intuía desde hace semanas y a falta todavía de cuatro jornadas para el final de liga.
Abel Estévez, técnico porriñés, se felicita por el logro de una plantilla tremendamente joven y fundamentalmente autóctona. 'Aunque el último partido no fue brillante, sí que sirvió para constatar la razón de la permanencia: que la plantilla ha sabido competir demostrando que son jugadoras de División de Honor', analiza.

El entrenador no quiere restar ni un ápice de mérito a la campaña de sus pupilas: 'Las dificultades ante el Gijón ?colista sin victoria alguna? demuestran que no hay tanta diferencia de plantillas. La clave para nosotros estuvo en las victorias ante Murcia en la tercera jornada (22-21) y ante Kukullaga en la cuarta (17-22). Eso nos dio tranquilidad para que las jugadoras alcanzasen su máximo rendimiento'. Puesto a individualizar el elogio, Estévez resalta a 'Estela (Doiro), que ha sido nuestra jugadora de referencia y se ha adaptado muy bien a la élite; a Paula (Fernández), que ha tenido un rendimiento sobresaliente y en ataque ha sido fundamental; y a Bibi Amoedo, que ha mejorado muchísimo y si el año pasado tenía problemas para aguntar físicamente 60 minutos en Plata, ahora los aguanta en División de Honor'.


PARA EL AÑO, CONTINUIDAD

Una vez asegurada la permanencia, el club ha comenzado esta misma semana a planificar la próxima temporada. La premisa, lógica deportiva y económicamente hablando, es dar continuidad al proyecto, aprovechando también que la crisis impedirá, con casi total seguridad, ofertas irrechazables a las jugadoras más destacadas.

Es el caso de Doiro, a quien los derechos de formación y su formación académica y deportiva retendrán en casa con casi total probabilidad. El futuro de la veterana Isabel Bastero dependerá de su disponibilidad laboral y el de Mariia Makarenko ?la única profesional del plantel? estará en función de la economía del club.

Las del Baixo Miño, pendientes de las rivales

n n nSi el Porriño aseguró repetir en División de Honor la próxima temporada, el Mecalia Atlético Guardés sueña con acompañarle. Y lo hace con los pies en el suelo en el aspecto deportivo, aunque con más pesadillas en lo económico.
El equipo de A Guarda se aseguró el pasado sábado ser campeón de su grupo en la liga regular, tras el tropiezo de su único perseguidor amenazante, el Zuazo. Sin embargo, lo realmente importante empezará a mediados del próximo mes con la liguilla de ascenso, que se desarrollará por el sistema de concentración en dos fines de semana, con uno de descanso de por medio, y reunirá a los tres primeros clasificados de los dos grupos existentes. Y para afrontarla no resulta trascendente haber acabado primero, segundo o tercero, sino los puntos que se arrastran por los enfrentamientos con los dos compañeros de clasificación.


En ese sentido, el Guardés ya sabe que uno de los acompañantes será el Zuazo, lo que no le favorece ya que con el bloque vizcaíno acumula una derrota y un empate. En definitiva, un punto para la segunda fase por los tres del rival. Por eso, las del Baixo Miño confían en que el tercero en discordia sea el Beti-Onak –con el que suman cuatro puntos y que tendría otros tantos ante el Zuazo– y no el Aula Cultural –con el que se reparte dos puntos y que todavía tiene pendiente un duelo con la vitorianas–.
Mientras se definen las cuentas en las dos jornadas que todavía restan –de las que el Guardés sólo jugará una, al descansar en la última–, el club trata de cuadrar las suyas propias. La idea es traerse hasta A Guarda una de las dos concentraciones de la liguilla y así se lo han solicitado a la Federación Española, aunque habra que esperar a ver qué otras ofertas económicas se manejan.

Ascenso deportivo y económico
Y de la posibilidad de estar la próxima temporada en División de Honor habla con más alegría la entrenadora Elena Estévez que la presidenta, Esperanza Iglesias. 'Nuestro objetivo es quedar primeras en esa liguilla y ganarnos en la pista el ascenso', dice la una; 'vamos a disfrutar de la fase y después, ya veremos', afirma la otra. La economía puede quebrar el deseo.

Te puede interesar