Envía un escrito avisando de posibles problemas para el choque del próximo jueves

El club advierte al Concello de más deficiencias en Balaídos

El temporal deja A Madroa sin luz y daña la cubierta
El deterioro del estadio de Balaídos está generando las primeras tensiones en años entre el Celta y el Concello de Vigo. La caída de cascotes hacia el exterior poco antes del inicio del encuentro liguero del pasado domingo contra el Mallorca ha generado un intercambio de comunicaciones, que incluye un escrito enviado desde el club a mediados de la presente semana en la que se advierte de nuevas deficiencias detectadas tras la actuación de urgencia del mismo día de suceso y se muestra cierto grado de preocupación y urgencia ante el partido previsto para el próximo jueves (19:30) ante el Almería.

El Celta mantiene desde hace meses la misma postura: que la responsabilidad de paliar el importante deterioro estructural del estadio es del Concello, ya que se trata de una instalación municipal; por su parte, el concejal de Deportes, Manel Fernández, ha encargado un estudio para dirimir de quién es dicha responsabilidad en basa al convenio de cesión de la instalación firmado por ambas partes, pero deslizó criticas hacia el 'necesario mantenimiento preventivo' llevado a cargo por l club.

Ahora, desde la entidad celeste se hace hincapié en la necesidad de actuar con celeridad con el fin de que no haya problema alguno en el próximo partido que se dispute en el recinto, que será el de la vuelta de la eliminatoria de la Copa del Rey el próximo jueves ante el Almería. A este respecto, el concejal ha garantizado la seguridad de las personas que acudan a dicho encuentro.

En el intervalo, las dos partes han recurrido a sus asesores legales para conocer la interpretación más adecuada del convenio. En líneas generales, éste establece que las reformas 'estructurales' corren a cargo del Concello mientras que el 'mantenimiento' es cuestión del Celta.

El club, por ejemplo, registra en las cuentas que presentará a la próxima asamblea, correspondientes a la pasada temporada, unas pérdidas de 181.305,03 euros por las inundaciones registradas en el estadio que afectaron a su stock de productos. Y, además, gastó 2,4 millones en diversas reformas.n

Te puede interesar