Iñaki Ibáñez estuvo negociando ayer en Vigo y el lunes o el martes se podría cerrar la renovación del técnico

El Celta y el representante de Paco Herrera acercan posturas

Paco Herrera anima a sus jugadores en el transcurso de una sesión de entrenamiento en las instalaciones deportivas de A Madroa. Foto: J.V. Landín
Carlos Mouriño quiere zanjar la renovación de Paco Herrera cuanto antes y se puso como plazo para dar por finalizada esta cuestión esta semana. Parece que tendrá que esperar al menos unos días más. El representante del técnico, Iñaki Ibáñez, se desplazó ayer a Vigo para conocer las condiciones y deseos del Celta y comenzar a negociar. Fue una primera toma de contacto en la que ambas partes acercaron posturas, aunque, de momento, no hay un acuerdo definitivo. De hecho, Ibáñez se marchó ayer de la ciudad, por lo que parece que la renovación no se cerrará hasta principios de la próxima semana.
Ambas partes han expresado su deseo de llegar a un acuerdo cuanto antes tanto en privado como en público. El primer paso se dio la pasada semana, cuando Mouriño se reunió con Herrera para conocer de primera mano los deseos del técnico. Éste le comunicó que se sentía a gusto en Vigo y que su deseo era continuar en el Celta.
Una vez conocidas las intenciones del entrenador, el presidente se propuso mover ficha. El pasado miércoles, anunció que su intención era renovar a Herrera antes del comienzo de las vacaciones navideños e instó a su representarse a comenzar las negociaciones. Ayer, éstas comenzaron y en unos días podrían llegar a buen término.
Carlos Mouriño ha encontrado en Paco Herrera su entrenador ideal. Al igual que Eusebio, apuesta por la cantera y no se muestra exigente respecto a los fichajes, pero, además, los resultados están siendo mucho mejores que con el vallisoletano. Herrera está sabiendo sacar un gran partido a una plantilla corta y el ascenso ya no es un sueño inalcanzable. Ahora, confía en él para guiar al Celta en el esperado regreso a Primera.

Ambas partes prefieren que el nuevo contrato sea por un año
Tanto el Celta como Paco Herrera coinciden en un punto muy importante: la duración del contrato. Ambas partes creen que lo más adecuado es que el técnico firme por sólo una temporada. De hecho, cuando se comprometió con el club celeste el pasado mes de junio, Herrera insistió en firmar sólo por una temporada y ni siquiera contempló la opción de renovación inmediata si se conseguía el ascenso. El técnico no ha cambiado de idea a la hora de abordar este nuevo contrato. Por su parte, el Celta, como es lógico, prefiere que el entrenador se comprometa por un único año para no hipotecar las temporadas siguientes si la apuesta sale mal. No obstante, ésta no era una condición 'sine qua non' para el club y el propio Mouriño, que siempre ha insistido en la importancia de lograr estabilidad para el equipo, dijo el miércoles que 'no tener miedo a los contratos de larga duración'. Sea como sea, no será del caso esta vez.
Al margen de la ya acordada duración del contrato, una de las cuestiones importantes que deberán abordar el club y el representante de Paco Herrera será la cantidad a percibir por el entrenador. Lo más previsible es que la cifra sea superior a la de esta temporada y que varíe considerablemente si el Celta logra el ascenso a Primera o, si al contrario, permanece un año más en Segunda. Al margen de estos detalles, ambas partes parecen condenadas a entenderse.

Te puede interesar