'No damos el mínimo para competir con equipos de esta categoría. Esperemos que este cambio nos abra los ojos'

'En el cambio de entrenador, tenemos mucha responsabilidad'

Bermejo es uno de los jugadores más importantes a nivel anímico.
Es uno de los jugasdores con más peso específico dentro del vestuario. Por eso, Mario Bermejo (Santander, 1978) ejerce de portavoz al no evadir la responsabilidad de los futbolistas en el mal momento actual, que ha llevado al cambio de entrenador.



¿Una semana difícil?

Evidentemente. Cuando hay una destitución del entrenador, se dan varias lecturas y una es que no estamos haciendo bien las cosas. En estas situaciones, lo que pasa siempre es que cae el entrenador pero nosotros tenemos muchísima responsabilidad en ello. Y no la evadimos. Aceptamos que no hemos hecho bien las cosas. Ha habido un cambio de entrenador y ahora estamos intentando asimilar sus ideas lo más rápido posible porque el tiempo se echa encima.


Dice que no evaden la responsabilidad. Borja Oubiña apuntaba que pensar que la culpa es del técnico sería de jugadores mediocres, ¿en el vestuario es un análisis generalizado?

Asumimos nuestra responsabilidad, pero por otro lado piensas por qué no hemos reaccionado antes. A veces entras en una dinámica y ni te das cuenta. O no te quieres dar cuenta. No estamos dando el mínimo para competir con equipos de esta categoría. Esperemos que dentro de lo negativo de una destitución, nos abra los ojos y nos haga ver que podemos ser un equipo competitivo. Ahora mismo el grupo está entrenando fuerte, con intensidad. Cuando hay nuevo entrenador suele ocurrir. Pero esto no puede ser cosa de dos o tres semanas, sino que deben ser 14 jornadas que faltan hasta el final.


¿Hay que hacer un ejercicio de olvido? ¿Sólo hay presente?

Hay que pensar en el Granada y en el día a día y olvidarnos de aspectos que no nos benefician. Pero no olvidar todo sería bueno para no caer otra vez en el mismo error. Olvidar aspectos de cara a la motivación, pero cuestiones dentro del campo en las que no hemos estado a la altura, hay que tenerlas presentes.


En su carrera ya ha vivido dos descensos de Primera. ¿Le recuerda un poco la situación?

Es diferente. En el Xerez, desde el principio estuvimos muy mal. Y el cambio de entrenador hizo que se reactivara el equipo y estuvimos a punto de salvarnos en la última jornada cuando en la primera vuelta nos daban por muertos. Esta circunstancia es distinta porque hemos llegado a tener una diferencia de puntos importante con el descenso y el equipo se ha ido desinflando. El miedo que hay es que no seamos capaces de reactivarnos.


¿El hecho de que el equipo haya tardado en caer en descenso por los resultados de los rivales ha podido ser perjudicial?

Es lo que no nos ha dejado ver que la situación era tan negativa. Los fallos, a lo mejor, estaban tapados por la clasificación. Ahora es cuando más crudo estamos viendo las cosas. Los resultados son los mismos pero estamos en zona de descenso porque los de abajo van ganando partidos. El no vernos todavía metidos en descenso era una capa de niebla que no nos dejaba ver la dificultad que estábamos teniendo. Pero son cosas que ahora mismo no tenemos que pensar. Hay que ser muy realistas y muy ambiciosos para cambiar la dinámica porque estoy convencido de que potencial y capacidad tenemos para sacar esto adelante.


¿Abel Resino se está centrando en aspectos anímicos o hay que meterse ya en cuestiones de estilo?

Es que no hay tiempo para centrarse sólo en una cosa. El míster trata de buscar los puntos donde más carencias tenemos, como el tema anímico. Pero eso depende mucho de cada uno de nosotros. El que no sepa dónde está, que tenemos un partido importantísimo el domingo y que cada semana hay que competir y levantarse, pues está fastidiado. También, el míster tiene ideas distintas a las que veníamos defendiendo y quiere que las asumamos rápidamente.


¿Supone mucha variación?

No son cambios tan drásticos. Es una idea de trabajo algo diferente pero que se puede asimilar desde el trabajo. Tenemos que ser capaces de llevarla a cabo porque no son cosas raras ni descabelladas.


En lo personal, ¿se ve más delantero a partir de ahora?

Me sigo viendo como un miembro de la plantilla que está a disposición del entrenador para ayudar al equipo cuando crea conveniente y en la posición que crea conveniente. Si el entrenador quiere que juegue de mediapunta, lo haré; si quiere de delantero, lo haré; y si quiere de central, también. Lo importante es que, independientemente de que juegues más o menos que antes, hagas un buen trabajo.


¿El mayor problema del equipo es la falta de gol?

Podemos pensar que sí. Pero no es el mayor problema, es un problema. Hasta hace poco, generábamos ocasiones. Pero de unas semanas para aquí, casi no lo hacemos. Aún así, tenemos otros problemas porque también nos han hecho goles con cierta facilidad. Esto es un trabajo de equipo, sobre todo en estos momentos en los que siempre se buscan responsabilidades.


¿Es el Granada un ejemplo a seguir tras su mejoría al cambiar de técnico?

No son las mismas circunstancias ni el mismo tipo de plantilla, pero en cuanto a resultados, sí que es un ejemplo.n

Te puede interesar