El Celta sólo ha ganado cuatro partidos como local y en casa se jugará la permanencia

Balaídos como condena

Danilo conduce el balón en el partido de este sábado en Balaídos ante el Real Unión de Irún. Foto: j.v. landín
El Celta debe mejorar su rendimiento como local si no quiere pasar apuros de aquí a final de temporada. Balaídos está siendo la condena del conjunto vigués, que el sábado vio como un equipo que sólo había ganado hasta entonces un partido a domicilio, el Real Unión, se llevó los tres puntos del estadio celeste.
El equipo de Eusebio es el quinto peor equipo como local de la categoría de plata. Sólo ha sumado 18 puntos en Vigo de los 45 en juego y únicamente ha conseguido ganar cuatro encuentros. Estos pobres números provocan que el Celta esté todavía inmerso en la lucha por la permanencia. Y es que los registros a domicilio son propios de un conjunto que aspira al ascenso, ya que únicamente superan a los célticos en esta faceta Cartagena y Nástic. Si el escaso botín de victorias del Celta en Balaídos es desalentador, lo es más el de goles. Los célticos sólo han conseguido hacer once tantos en casa y, por mucho, son los peores de Segunda en este apartado. En este caso, lejos de Vigo tampoco mejora sustancialmente el acierto celeste. En total, el Celta suma 27 goles, la peor cifra anotadora de los de los vigueses en quince años. Los pobres números conseguidos en Balaídos son todavía más alarmantes si se tiene en cuenta que una de las claves de la permanencia será su rendimiento en casa. Y es que de los once partidos que quedan para que finalice la temporada seis se jugarán en Vigo. Tras visitar al colista Castellón, el Celta recibirá al Betis de Víctor Fernández y Jonathan Pereira, implicado de lleno en la lucha por el ascenso. Los siguientes visitantes llegarán de forma consecutiva. En las jornadas trigésimo quinta y trigésimo sexta, los célticos se enfrentarán a Cádiz y Girona, respectivamente. Los andaluces llegarán con la intención de apurar sus últimas opciones de permanencia, mientras que los catalanes posiblemente lo hagan en una situación mucho más desahogada que los de Eusebio, ya que prosiguen con su espectacular y sorprendente reacción. El antepenúltimo partido en Vigo de la temporada tendrá como invitado a la UD Las Palmas, otro de los equipos implicados en la lucha por la supervivencia. La campaña en Balaídos se cerrará con los duelos ante el Nástic y el Huesca. Este último en la última jornada de Liga. El Celta precisa ganar al menos la mitad de estos partidos para acabar esta larga y tediosa campaña en la zona media.

Te puede interesar