Los dos apuraron el día de más otorgado a los brasileños, aunque Saulo y Botelho sí acudieron

Arthuro y Danilo, únicas ausencias en el regreso al trabajo de la plantilla

Eusebio Sacristán dio una charla a sus jugadores para iniciar la sesión de ayer. Foto: j.v. landín
Mientras en el Centro Social Caixanova se dirimía el futuro económico de la entidad, la plantilla del Celta volvía al trabajo en sesión vespertina tras las vacaciones navideñas. Fue un entrenamiento suave al que asistieron todos los jugadores salvo Arthuro y Danilo, aunque ambas ausencias fueron justificadas por el club en base a un permiso especial de un día más de margen a los brasileños por lo complicado de su desplazamiento.
Aunque no es menos cierto que sus compatriotas Botelho y Saulo sí acudieron a la llamada en la tarde de ayer. En cualquier caso, se espera que hoy mismo —ya sea por la mañana, ya por la tarde en una doble jornada de trabajo— el técnico Eusebio Sacristán disponga de todos sus efectivos para preparar el encuentro del próximo domingo ante el Murcia en Balaídos. Ayer, los futbolistas tuvieron una primera toma de contacto con los entrenamientos. Los diez días de vacaciones apenas han dado tiempo para perder el tono y, además, los jugadores han tenido que cumplir un plan de mantenimiento durante estas fechas para evitar mayores sustos. Así, Michu demostró que, como se esperaba, está recuperado de su lesión y podría jugar este domingo si el técnico lo cree necesario. Los que sólo salieron al principio del todo al césped fueron Borja Oubiña y Sergio Ortega, que enseguida se retiraron para seguir con sus respectivos procesos de recuperación. Eso sí, antes participaron en el pequeño cónclave organizado por Eusebio Sacristán en el que le dio la primera charla a los jugadores. Junto a los preceptivos saludos de bienvenida, fueron los únicos detalles que diferenciaron la sesión vespertina de cualquier otra. A partir de mañana, más.

Te puede interesar