Atlántico

RUGBY

Aquel pilar y pianista por Vigo

Latu Talakai militó en la campaña 2012/13 en el Vigo Rugby y ayer debutó en un Mundial con Tonga ante Inglaterra
Latu Talakai realiza un pase en su etapa en el Vigo Rugby
Latu Talakai realiza un pase en su etapa en el Vigo Rugby
Aquel pilar y pianista por Vigo
Latu Talakai dejó un gran recuerdo en Vigo. Podría considerse enorme, casi tanto como su presencia física porque alcanza los 193 centímetros de altura y está situado por los 130 kilos. Ayer, puso al servicio de la selección de Tonga sus cualidades en el Mundial de rugby de Japón. Eso sí, su equipo perdió ante Inglaterra (35-3). 
En la actualidad, el jugador ya cumplió los 29 años, pero a su campaña en As Lagoas, en el curso 2012/13 en División de Honor, llegaba con 22 cuando trataba de hacerse con un hueco en la liga profesional de Nueva Zelanda tras cubrir las distintas categorías de formación. Su papel fue determinante para la escuadra viguesa, tanto por su capacidad para sostener una débil melé, como por sus indudables cualidades para el juego abierto. "La verdad es que era un gran jugador, muy grande, porque tenía un gran tamaño, pero después era extraordinariamente hábil para ser un pilar", reconoce su compañero Aleixandre Blanco 'Monti', que compartió equipo con el ahora internacional tongano. "Recuerdo que en defensa ya era complicado de superar, duro, y eso que era joven, pero en ataque era determinante. Levantaba balones y sabía interpretar la defensa contraria, tenía una buena lectura del juego. El contacto lo manejaba como indica su puesto, pero en el juego abierto también destacó", rememora el de Lalín. Con estas cualidades, resume que "ya se le veía que la liga española se le quedaba pequeña. Hacía de todo y lo hacía bien". 
La presencia de Talakai fue determinante en el equipo y formó parte del que, con casi toda seguridad, fue el mejor Vigo Rugby de la historia porque "en la segunda vuelta ganamos todo, solo empatamos un partido y perdimos otro. Vino Talakai y después Moeke como apertura y Tuifua de centro. La verdad es que era un equipazo". Los tres llegaron a partir de diciembre de la mano de David Monreal, su técnico, y el equipo pasó de la última posición a la primera. Más allá del juego de Talakai, Monti recuerda que "era un tipo simpático, que siempre trataba de ayudar y la verdad es que lo pasamos bien con él. Y eso que yo no sé mucho inglés, pero la relación era muy buena".
Como curiosidad, el ya exjugador de Lalín expresa que "sabía tocar el piano. Nos coincidió en algún viaje que en el hotel encontramos alguno y se puso a tocar. Nos sorprendió a todos. Creo que no lo hacía mucho porque aún no lo manejaba bien del todo". 
El pilar pianista que pasó por el Kaleido Universidade de Vigo llegó a ser campeón del mundo en categorías inferiores con Nueva Zelanda, pero en la edad sénior volvió a sur orígenes para disputar un Mundial con el combinado de Tonga. Ayer, saltó al campo a falta de 18 minutos ante Inglaterra y dio un paso más en su carrera que, durante unos meses, transcurrió en el embarrado As Lagoas. Allí, sobre ese césped local de pequeñas historias, firmó uno de los ensayos de mayor dificultas vistos. En un duelo contra el Gernika, avanzó una quincena de metros con tres rivales enganchados a su cuerpo antes de posar el oval en la zona de marca para asombro de los presentes. Incluido el que escribe.n