Aprendiz con más de cuarenta

Cristina Estévez suma tres medallas en Campeonatos de España máster tras pasarse hace dos años al heptatlón

Cristina Estévez supera el listón de salto de altura en uno de los entrenamientos realizados en Balaídos.
Cristina Estévez supera el listón de salto de altura en uno de los entrenamientos realizados en Balaídos.
Aprendiz con más de cuarenta

Cristina Estévez (Montebeliard, 29 de febrero de 1976) se acerca a los treinta años en el mundo del atletismo desde que en su niñez comenzó a dar las primeras zancadas. Por aquel tiempo era lejos de Vigo, en Francia, su lugar de residencia. De toda esta historia de atletismo, el heptatlón y el pentatlón llegaron en los últimos 24 meses porque "ya hacía velocidad, debido a que el mediofondo me dolía el ciatico y no me apetecía seguir con él. El atletismo siempre me gustó y me di cuenta de que era la hora de hacer otras cosas. Hay muchas pruebas y probé en las combinadas". 
Una decisión extraña para una deportista "bajita y un poco delgada. Pero, al final, soy bastante coordinada, tengo velocidad y también asimilo rápido. De esta forma tengo algo de fuerza, especialmente en las piernas, y todos son ingredientes que funcionan. Se me da bastante bien", explica la atleta del Celta.
Y de esta forma, llegaron los éxito en la categoría máster. Ya acumula la victoria en el Campeonato de España al aire libre y "este año fui segunda en el que se disputó en Ourense en pista cubierta tras el bronce del año pasado". Unos resultados con los que no contaba Cristina Estévez cuando se pasó a este tipo de competición "porque es más una afición que otra cosa, aunque los resultados sean buenos. En máster no es atletismo de alto nivel porque además es muy exigente y explosivo, no es algo para hacer profesional durante muchos años", explica. En su caso, disfruta sobre el tartán y de explorar nuevos retos de forma cíclica porque "desde los 22 años, cuando estaba en 1.500 y me lesioné, no volví a hacerlo totalmente en serio". Con 28 años se pasó a los 3.000 obstáculos "cuando sacaron esta prueba para mujeres. También se me dio bien, pero nunca la entrené demasiado". En la actualidad, las pruebas combinadas llegan para desconectar porque "tengo un trabajo muy serio, que es en un departamento de ingeniería, y me gusta mucho desconectar y entrenar con adolescentes. Es otra cosa. De hecho, soy la mayor del club porque el Celta no tiene atletas máster y no hay más. En el grupo de David Gómez la chica con mayor edad tiene 22 años y tengo más edad que la madre de alguna de mis compañeras". 
Precisamente, entrenar con el que fue atleta olímpico y ahora entrenador facilitó el cambio de la mediofondista porque "le sorprendió. También me conocía y sabía que correr, corría. No se esperaba que se me dieran pruebas como altura o longitud, que no son las que se le pueden dar bien a una mediofondista. Lo que sucede es que yo siempre fui un poco atípica y rapidilla". En todo caso, "estoy muy contenta de haber cambiado. Lo paso bien". De esta forma, Cristina Éstevez vive una segunda juventud atlética y, en su caso, también en el trabajo diario porque "es muy diferente, pero es cierto que los entrenamientos son más divertidos. Si te preparas para mediofondo y fondo, al final es más agónico. Siempre vas a tope. Si vas a rodar, si haces series cortas o un poco más largas, siempre vas sufriendo. Esto es de mayor fuerza, es algo diferente. Salvo el día que tienes que hacer series para entrenar los 800 metros, que sí es más de correr, el resto son diferentes". 
Una serie de modificaciones que aplica y también con una lectura del deporte distinta porque "la carrera de vallas sí que me costó porque es complicada y tienes que tener cuidado porque puedes hacerte bastante daño. Tienes que ir viéndote y también lo debe hacer el entrenador. Después, también tengo que dedicar más tiempo. Hay disciplinas técnicas que no cansan en exceso y después, las vallas o la jabalina, debes tener cuidado porque si te pasas entrenando igual es peor por las lesiones. También hago más pesas ahora y, de hecho, debería hacer más".
Como mediofondista y atleta menuda, los lanzamientos de Cristina Estévez no son los mejores del mundo, pero explica que "no hay más. Por ejemplo, en lanzamiento de peso disfruto. Es algo divertido y técnicamente lo hago bien. Después, claro, no lanzo mucho, pero es que no se puede sacar más". En todo caso, ya acumula tres medallas en Campeonatos de España máster en dos años y en mayo busca la cuarta. Del mediofondo al heptatlón.n