Atlántico

VOLEIBOL

A por los próximos 50 años

El Club Vigo celebró ayer su medio siglo de vida con miradas al pasado y al futuro
El deporte y la política vigueses se reunieron en la tarde-noche de ayer para celebrar las Bodas de Oro del Club Vigo.
El deporte y la política vigueses se reunieron en la tarde-noche de ayer para celebrar las Bodas de Oro del Club Vigo.
A por los próximos 50 años

El Club Voleibol Vigo celebró ayer su medio siglo de vida con una acto sencillo pero sentido en el edificio de Afundación en el que se pasó cariñosa revista a las cinco décadas de vida de la entidad, ejemplificadas en la persona de su presidente casi desde su nacimiento, Guillermo Touza. Su figura fue la que levantó no sólo aplausos, sino al mismo público asistente de sus asientos tras su discurso, centrado en el agradecimiento a todos los que han colaborado con el club en sus 50 años de vida y en proclamar que "desde hoy, empezamos a trabajar en los próximos 50 años del Club Vigo".

Fue el momento álgido de un evento que contó con la presencia de jugadores representantes de todas las épocas de la entidad, así como responsables de otros clubes de la ciudad, numerosos políticos de las instituciones local, provincial y autonómica y el presidente de la Federación Española de Voleibol, Agustín Martín Santos. Todo conducido por el presentador Tomás Alonso, que fue dando paso a los diferentes protagonistas.
 El ejercicio de memoria de algunos de los presentes contó con la ayuda de un vídeo de un cuarto de hora de duración hacia el comienzo del acto, con imágenes del medio siglo de andanzas de un club que ha paseado el nombre de Vigo por la élite de este deporte en España y que, en su mejor época, compitió también en Europa. Para hablar de cada época, pasaron por el estrado Nando Fuentes –exjugador y exentrenador del club y actualmente secretario–, Xian Parga 
–exjugador– y Pablo Penedo –actual miembro de la plantilla–.
También pasaron por al atril el presidente de la Federación Española; el diputado de Deportes de la Deputación de Pontevedra, Gorka Gómez; el concejal de Deportes del Concello de Vigo, Manel Fernández –quien disculpó la ausencia de última hora del alcalde, Abel Caballero–; y el director xeral para o Deporte de la Xunta de Galicia, José Ramón Lete, que fue el encargado de cerrar el acto.
Al menos, del formal. Porque una jornada festiva como la de ayer dio para largas charlas y reencuentros que se extendieron a lo largo de la noche. Porque 50 años bien merecen ser celebrados.n