Atlántico

BALONCESTO LIGA FEMENINA 2

A la segunda, la vencida

Senosiain, Carrera, Germán y Ahuja repiten en la fase de ascenso del Zorka un año después

A la segunda, la vencida

En apenas una semana, se cumplirá un año del partido en el que el Celta Zorka se quedó a cuatro puntos del ascenso a Liga Femenina en Valencia. Y el equipo celeste confía en que dicha onomástica le llegue siendo ya conjunto de la máxima categoría del baloncesto español. Porque desde este jueves y hasta el domingo afronta su segunda fase de ascenso consecutiva, esta vez en tierras canarias, en San Cristóbal de la Laguna.
De aquel equipo que se quedó a un ay del ascenso en ese duelo con el Valencia –hoy equipo de 'play-off' por el título en Liga Femenina–, que quedó 51-54, repiten esta semana sobre la pista sólo cuatro jugadoras: Anne Senosiain, Itziar Germán, Raquel Carrera y Paula Fernández Ahuja. Un cuarteto que, junto al cuerpo técnico que lidera Cristina Cantero, acuden ahora con una experiencia similar muy cercana.
Una de esas cuatro célticas que repiten es Anne Senosiain, quien valora la experiencia grupal e individual. "Itziar ha pasado por fases de ascenso, copas de la reina, peleas por el título en Liga Femenina o por evitar el descenso. Y Raquel, por ejemplo, ha estado en campeonatos europeos y mundiales con la selección. Unas más que otras, pero todas estamos algo acostumbradas a este tipo de torneos", considera. Porque no oculta la base céltica  que serán "cuatro días muy intensos. Con un partido al día, acabas físicamente muy mermada. Así que es importante llegar bien tanto en ese tono físico como mentalmente para aguantar esa intensidad". No en vano, la igualdad que se presume en estas fases impide, a priori, programarla de tal forma que permite un cierto relajo.
Pese a que las últimas sensaciones no han sido las mejores, debido a las lesiones acumuladas y a la espantada protagonizada por Motley, Senosiain asegura que el grupo está preparado para esa exigencia. "Estamos entrenando muy bien estas últimas semanas. Con mucha calidad en el trabajo y mucha exigencia por parte del cuerpo técnico", apunta. Y en esta faceta también resulta importancia la experiencia adquirida: "Sabemos lo que nos espera y así podemos recrear en lo posible situaciones de partido que se van a producir".
Y la base céltica añade otro aspecto que considera importante: "Estamos entrenando con muy buen ambiente, con risas dentro de la seriedad requerida. Tratando de disfrutar del momento, porque también es muy importante".
Y no evitan ese disfrute las últimas noticias sobre lesiones, espantadas o golpes. "El ambiente es muy positivo, con todas las jugadoras muy comprometidas. Claro que echamos de menos a las compañeras lesionadas y las tenemos siempre presente. En su momento, nos hicieron daño porque eran jugadoras importantes. Pero de esa rabia que nos creó extraemos algo positivo, que es intentar dar el máximo por la que tenemos al lado para conseguir el objetivo".
Desde el jueves, el Celta Zorka buscará el ansiado ascenso. Sin pararse a pensar en el pasado nada más que para inspirarse.n