Cultura

Nace el museo virtual de cine autobiografico, con sede en Vigo

Cultura

Vigo

Nace el museo virtual de cine autobiografico, con sede en Vigo

Lo autobiográfico vive un momento de eclosión cultural y el cine gallego también. Ambas etiquetas confluyen en el Museo Online de Cine Autobiográfico (MOCA), un proyecto pionero en el ámbito hispano que sus impulsores, gallegos, han presentado hoy en Madrid.

Las cuatro nominaciones a los Goya de "Lo que arde" de Oliver Laxe -por primera vez un filme en gallego aspira al premio a mejor película-, son la punta del iceberg de lo que viene ocurriendo en Galicia los últimos años, con una nueva generación de autores que entienden el cine de un modo más lírico y libre y que, desde su apego a lo local, conectan con el resto del mundo.

El proyecto del MOCA encaja de lleno en esa filosofía. Impulsado por la gestora cultural La Cinematográfica, con sede en Vigo, se trata de un museo virtual que se enfocará, exclusivamente, en el cine autobiográfico, también llamado autorreferencial o cine en primera persona.

Su actividad oficial ha arrancado hoy mismo con la I Muestra de Cine Autobiográfico: Toronto en primera persona, comisariada por la cineasta Xisela Franco. Durante los próximos seis meses se colgarán, a un ritmo de dos películas cada 15 días, una veintena de trabajos "en primera persona" de doce cineastas canadienses.

"Siempre miramos la contracultura estadounidense y Canadá representa la parte más desconocida del cine experimental norteamericano", dice Franco, cineasta y docente universitaria, que entre 2006 y 2010 realizó un posgrado en la Universidad de York, en Toronto, donde entró en contacto con la obra de autores de vanguardia que comenzaron a experimentar inspirados por la generación `beat`.

Autores como Phil Hoffman, considerado el padre del cine de diario en su país (el Jonas Mekas canadiense) o Rick Hancox, con quien arranca esta muestra del MOCA. "House movie" es una película de 15 minutos que narra el colapso de una relación desde el registro de lo cotidiano en la casa en la que vive la pareja. "Waterworx", más breve, fusiona el poema de Wallace Stevens con imagen y sonido relacionado con los recuerdos del autor.

El peruano Marcos Arriaga, la canadiense de origen indígena Tracy German, el bosnio Igor Drlaca o el chileno Francis Duran, todos ellos radicados en Canadá, son otros de los artistas que forman parte de la programación. La mayoría son muy desconocidos en España, pero Franco está convencida de que cuando se conozcan "muchos van a querer programarlos".

La muestra, con vocación de continuidad y que irá poniendo el foco en distintas partes del mundo, es sólo una de las cuatro patas sobre las que se sustenta el proyecto del museo MOCA. La web alojará también un archivo de cine doméstico que está en los orígenes de este proyecto, grabaciones de gente anónima realizadas entre los años 60 y 90 en Súper8.

Pablo Gómez Sala, director del MOCA, llevaba desde 2004 recopilando y digitalizando esos vídeos familiares que ahora formarán parte de la colección del museo como "registro de nuestra memoria afectiva y colectiva".

"Casi siempre son las mismas escenas: vacaciones, viajes, fiestas; viéndolas parece que la vida es Jauja", dice Gómez Sala, "pero luego cuando hablabas con la gente y te contaban lo que había detrás, era muy emocionante".

La idea es ir recopilando esos testimonios orales para incorporarlos también al archivo. "Lo autobiográfico tiene esto, la vida de los demás es un reflejo de la vida de uno mismo, y termina siendo una manera de contactar con el otro; el museo pretende ser un espacio de encuentro de historias para compartir", explica.

En el mes de febrero tienen previsto anunciar la convocatoria de dos becas artísticas, dotadas con 4.000 euros cada una, para la realización de obras audiovisuales que encajen en el concepto de "cine en primera persona", como puede ser el cine diario, el ensayo personal, el autorretrato, crónica interior o cualquier forma de cine autorreferencial.

Por último, se celebrarán unas jornadas con el fin de analizar el auge del cine autobiográfico en plena revolución digital, de Internet y con el abaratamiento de los costes de los medios de producción audiovisual.