Atlántico

VIGO

El legado arquitectónico firmado por los Sesmero

“Eclecticismo, arquitectura y ciudad”, de Marta Filgueira, es el nuevo libro que presenta el Instituto de Estudios Vigueses

la Odriozola, en García Barbón
la Odriozola, en García Barbón
El legado arquitectónico firmado por los Sesmero

 La historiadora Marta Filgueira publica su estudio sobre la arquitectura de esta ciudad en el siglo XIX con el Instituto de Estudios Vigueses. La obra, que se presentará el próximo jueves, se centra en el legado dejado por los técnicos Domingo y Alejandro Sesmero, padre e hijo, analizando inmuebles ya desaparecidos y otros recuperados.
El Vigo de los Sesmero, que ejercieron de arquitectos municipales, incluye edificaciones del recuerdo como el teatro Rosalía de Castro, precedente del García Barbón. Comenzó a construirse en 1882 y se inauguró en 1900. Diez años más tarde un incendio lo destruyó. Situado en la calle Policarpo Sanz, su solar fue ocupado por un nuevo teatro, el García Barbón, esta vez diseñado por Antonio Palacio, que se estrenó en 1927. También destinada al mundo del espectáculo fue otra de sus construcciones, el cine circo Tamberlick, que se levantó 1882, en la actual Eduardo Iglesias, trasversal a Príncipe. Acogió la primera proyección de la ciudad en 1897. Casi un siglo después cerró y fue derribado para construir viviendas. Como único recuerdo, se conservó la arcada de la fachada.
En el apartado de obras reconstruidas destaca la casa Odriozola, actual sede de la Agencia Europea de la Pesca. Proyectado en dos etapas: en 1875, Alejandro Rodríguez Sesmero firmó una planta baja y dos pisos; y en 1908 Jenaro de la Fuente añadió el tercer piso  tras la compra del edificio por Manuel Rodríguez.  En 1999 el edificio se desplomó, provocando el fallecimiento de una residente, hecho que conmocionó a la ciudad. A Casa Roxa, un referente en la hostelería viguesa y uno de los primeros inmuebles en recuperarse en el Casco Vello, también lleva la firma Sesmero.n