Atlántico

NICOLÁS CORONADO ACTOR, MODELO Y NARRADOR EN "KÓMODA, LA VIDA SIN ENERGÍA"

“Antes había prejuicios con la salud mental pero es buen momento para romper barreras”

 Nicolás Coronado (Madrid, 1988) presenta hoy en el Teatro Afundación (19.30 horas) el documental "Kómoda, la vida sin energía", proyecto en el que este actor, modelo y artista multidisciplinar aborda las causas que producen la fatiga social como narrador.

El actor Nicolás Coronado
El actor Nicolás Coronado
“Antes había prejuicios con la salud mental pero es buen momento para romper barreras”

¿Cómo le llegó la oferta para participar en este documental?
Para estos trabajos siempre se eligen a personas con un poco más de edad, pero en este caso, como está enfocado a las nuevas generaciones y cómo les afecta la realidad socio-tecnológica en la que vivimos, se quiso apostar por una imagen más cercana. Me interesaron mucho todos los temas que querían tratar y desde el primer momento me subí al barco. 

¿Qué le atrajo de este proyecto?
Somos una sociedad que tiene mucho que madurar. Hay conceptos en los que debemos concienciarnos para cambiar como sociedad. Es una cuestión individual la puesta en marcha de ese cambio. 

¿La tecnología es determinante para generar estos problemas?
Hay muchos aspectos que nos van minando pero con la tecnología y las redes sociales, nos sometemos a múltiples estímulos de contenidos en nuestro día a día. Cuando queremos un poquito más de tranquilidad y alimentarnos de esa calma, nos encontramos con que no es posible. Eso nos aleja de poder conectar con nosotros mismos y disfrutar de otras cosas más sencillas de la vida

Por su profesión, ¿ha vivido situaciones de fatiga social?
Todos somos un poco víctimas de esto al final. Vivimos un momento de acceso a grandes conocimientos a través de estas tecnologías que, si ponemos en práctica, nos va a hacer mucho bien, como la meditación o el yoga. Sabemos mucho, pero falla la práctica.

¿Cuál es su vía de escape para recuperar fuerzas?
Tengo la suerte que desde pequeño he crecido en un pueblo de Segovia. No pierdo ese contacto con la naturaleza y recurro a ella cuando necesito un momento para respirar un poquito y descargar tensiones. Todos vivimos en esa sociedad y nos enfrentamos a esa vorágine, por lo que necesitamos buscar el equilibrio a través de estas cosas, de las que se habla muchas veces a la ligera. 

Cada vez se habla más sobre la salud mental, ¿quieren continuar rompiendo tabúes con este documental?
Antes había mucho más prejuicio a lo que era desconocido y la gente tenía miedo a hablar de energías, de ponerle nombre a ciertas cosas. Es un buen momento y lo seguirá siendo para romper barreras y crear conciencia. Esperamos que sea el piloto de una serie de documentales sobre lo que nos debilita la energía.