PSOE, BNG y PEC exigen la dimisión o cese de Raquel Plana

También pasó en el pleno: Manuel Ucha intimidando a la alcaldesa.
photo_camera También pasó en el pleno: Manuel Ucha intimidando a la alcaldesa.

Según los tres grupos de la oposición, con el PP escoltado por ACiP e IP, Ponteareas “retrocede aos tempos escuros” 

Los tres grupos de la oposición en Ponteareas, mostraban ayer su rechazo al comportamiento de la concejala de Sanidade que, mezclando conceptos, también señalan como responsable del Centro de Saúde de Ponteareas, aunque eso no tenga nada que ver ni con el pleno ni con el ejercicio de sus funciones públicas.

En la rueda de prensa convocada a las puertas del ayuntamiento y lloviendo, señalaban los portavoces de BNG, PSOE y PEC, que el pasado lunes, 13 de abril “fomos vítimas dunha mostra das carencias democráticas do goberno local, cando na sesión plenaria a concelleira do PP púxose en pé e proferíu insultos á bancada da oposición, primeiro chamando “gilipollas” ao portavoz do BNG, e logo “manipuladores” e “patéticos” ao resto de concelleiros da oposición". Y lo hizo, según los tres portavoces presentes en la rueda de prensa, “despois de que dende a oposición mencionaramos a súa culpabilidade na caótica situación da sanidade pública na localidade, e cando lembramos que despois de impedir hai 15 días, unha iniciativa solicitando máis persoal para o centro de saúde, o goberno local propuxera o cambio do Plan Urbanístico para situar definitivamente o futuro novo ambulatorio xunto á clínica familiar desta concelleira sen ningún tipo de xustificación”.

Esta es la razón de peso de PSOE, BNG y los Comunes esgrimida para pedir su dimisión: que el solar del futuro centro de salud está situado enfrente de una  Clínica particular vinculada familiamente a la concejala popular. Y así, ante lo sucedido en el pleno extraordinario del lunes, la oposición solicita "a dimisión inmediata de Raquel Plana como concelleira da Corporación Municipal, e de non facelo motu propio, rexistraremos unha iniciativa conxunta para propor no pleno do 28 de maio, a súa reprobación e solicitarémoslle á alcaldesa que a cese das súas función”.

Pero esto no fue todo lo que sucedió en el pleno del lunes: el concejal de Ponteareas en Común, Manoel Ucha, se levantó de su escaño y se encaró con Nava Castro a gritos y blandiendo su dedo índice intimidando a una mujer, que en este caso era la alcaldesa y presidenta del pleno. Este diario preguntó ayer en la rueda de prensa al concejal si su actitud supuestamente intimidante y machista contra una mujer que además era la alcaldesa le parecía  ‘más democrática’ que llamar “gilipollas” a un miembro de la corporación. Pero la pregunta, reiterada  tres veces, se quedó sin respuesta.

Raquel Plana se disculpa por su actitud

“En primeiro lugar, quero pedir desculpas polas miñas desafortunadas verbas no pleno. Pido perdón, de corazón. Pero tamén quero sinalar,  que levo moito tempo sendo obxecto dunha campaña de mentiras, difamacións e desprestixio persoal e profesional por parte de edís e grupos da oposición, que levan meses repetindo a falacia de que eu ou a miña familia temos intereses persoais na parcela do novo centro de saúde. É totalmente falso e só busca atacar á miña persoa e facer dano á miña familia, mentres os seus autores síntense impunes para seguir atacando despiadadamente contra mín e o meu entorno. Creo que xa basta”.

Te puede interesar