¡SóLO LA VERDAD NOS SACARá DE ESTA PESADILLA!

Tarea difícil, pero no imposible. Esta herencia socialista debe ser conocida por los ciudadanos en toda su dimensión y alcance o correremos el riesgo peligroso de una complicidad compartida, donde 'el tú más' se convertirá en el 'aquí no pasa nada', alejándonos totalmente de la realidad que hoy estamos viviendo y ser el causante del peligroso escepticismo que puede poner en riesgo nuestro sistema democrático.
Despilfarraron recursos a manos llenas, interna y externamente, los últimos años para satisfacer sus instintos 'ideológicos y progres y de nueva generación', que compartieron y repartieron sin escrúpulos y alegremente como si de magnates 'saudíes' se tratara.

Todo ello merece ser escrutado, para saber el verdadero alcance de esta 'pesadilla' que nos llevó, en menos de ocho años, de aquel superávit boyante, a una deuda de magnitudes comprometedoras , no sólo de nuestra soberanía como país, atañe también el porvenir de millones de compatriotas y entre ellos, los cinco millones de parados que ya hoy tenemos.

El 20-N, los ciudadanos españoles, hablaron alto y claro con su voto, marcando con ello el camino distinto aunque arriesgado y difícil para salir de esta 'pesadilla' o 'sueño de nuevo rico'. La irresponsabilidad gubernamental no sólo afectó a la economía, trastocó lo más sagrado e íntimo de una sociedad: 'La familia y la convivencia de los ciudadanos', promulgando nuevas 'leyes retrógradas' y creando un clima de pseudo-legalidad, ficticio y de complicidad de ciertas comunidades que recibieron a cambio y como parte de pago el derecho a endeudarse sin control ya de primera generación, contrarios a nuestra Constitución, cuyo resultado preliminar es hoy por todos conocido, al observar en algunas de ellas, el descontrol imperante que pretende competir directamente con la Nación española. Solo falta saber la cuantía y magnitud de la deuda contraída y qué responsabilidad jurídica corresponde a cada quien ante este desorden nacional, convertido en 'café para todos'. La verdad y el castigo deberán ser ejemplarizantes. Sólo así los ciudadanos aceptan los sacrificios.

Las medidas de ajuste anunciadas por el nuevo de Gobierno con D. Mariano Rajoy a la cabeza, deberemos asumirlas con toda la verdad y claridad suficiente del origen y destino de esta 'pesadilla'. Las rebatiremos y defenderemos en la calle con esa verdad por delante, para minimizar el intento de justificar lo injustificable, son los mismos que, con engaño masivo, hasta el último día, activaron las alarmas negativas de la economía, lo social y político dentro y fuera de España, con cinismo y desparpajo maquiavélico, y tratan hoy de escurrir el bulto, no sólo ocultando la verdad, culpando inclusive de todo ello a quienes gobernaban el país para esa fecha se olvidaron y por conveniencia que fue el Partido Popular el que rescató a España de sus nefastas veleidades el año (96). Las de hoy son muy parecidas y peligrosas, por muy recientes y delicadas, los ciudadanos no están dispuestos a olvidar.

¡La confianza, no es mercancía de compra venta. Es, eso si el resultado de una buena gestión de gobierno que los ciudadanos sabrán valorar y premiar si así fuere!


JOSÉ FRANCISCO SOUTO PARADA.

Te puede interesar
Más en Cartas al director