Cartas al director

‘Ius veritatis’

Cartas al director

‘Ius veritatis’

El constitucionalismo moderno recoge el derecho a la verdad, el ‘ius veritatis’, expresión con la que titulo este artículo. ¿Y por qué? Porque ahora que termina la legislatura del señor ZP todos hacen balance, críticas y valoraciones. Para muchos finaliza la legislatura del infantilismo y de la inutilidad.
Infantilismo porque, como niño caprichoso, tras patalear, rebelarse y cuestionarlo todo, al final llega y dice: ‘papá, qué razón tenías’. Es verdad. El Gobierno rectifica en todo y se reafirma en la instalación real de los órganos de gobierno y organismos que conforman la estructura del Estado. Acatan de cabo a rabo el Sistema Constitucional, ponen letra patriótica al himno de España, pactan con Francia la eliminación de ETA y apoyan la Monarquía con gran cena, brindis y homenajes y lo que es más: convocan elecciones para el día 9 de marzo con el fin de continuar dirigiendo el sistema. Inutilidad, porque, si al final de la legislatura defienden todo aquello que cuestionaron, haciendo temblar a la oposición, a la iglesia y a miles de españoles temerosos de un nuevo duelo entre las artificiales e inventadas dos españas, resulta que le dan la razón en todo al señor Rajoy. Pues para eso, haber elaborado un gran pacto de estado como en Alemania hicieron la señora Merkel y el señor Schroeder y no habríamos perdido una legislatura, la legislatura de la inutilidad. Como rectificar es de sabios, ahora que Gobierno y Oposición confluyen en los grandes temas, ya respiramos tranquilos porque gane quien gane, el consenso parece que está cantado. No obstante en la sana democracia es muy saludable el oxígeno y un aire renovable y como la pela es la pela, parece que por ese frente el señor Rajoy podría formar gobierno. Con todo en esta Europa de la socialdemocracia y de la búsqueda del estado del bienestar, cada vez la diferencia entre los dos grandes partidos es mínima en los grandes temas de Estado y de interés general de las mayorías.

Más en Cartas al director

Cartas al director

a conciencia tranquila

Fai bastantes anos o árbitro de Primeira División de fútbol, Andújar Oliver, normalmente bo colexiado, de tarde en tarde armaba uns barullos de moito…
Comentarios