Alegría de los camellos

Reina la euforia en los ambientes de los traficantes de drogas ilegales ante la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre el tabaco.
Al caer los jueces del burro y admitir jurícamente que el tabaco produce cáncer –lo cual ya estaba probado científicamente–, eso conlleva el riesgo de apartar a algunos de esa droga legal y llevarlos a otras.

Te puede interesar
Más en Cartas al director