Atlántico

MORRAZO

Usuarios de Barra piden más control y vigilancia en la playa

Instan al Concello de Cangas en una carta con 500 firmas de apoyo a la implantación de medidas para proteger el espacio natural y la instalación de paneles informativos 
Las playas de Barra y Viñó suman un kilómetro y son las mayores nudistas de la Ría de Vigo.
Las playas de Barra y Viñó suman un kilómetro y son las mayores nudistas de la Ría de Vigo.
Usuarios de Barra piden más control y vigilancia en la playa
Usuarios de Barra y Viñó reclamaron al Concello de Cangas más control y vigilancia de las dos playas. Más de 500 firmas respaldan una carta dirigida al alcalde cangués donde señalan la falta de limpieza, la presencia habitual de perros sueltos, de lanchas a motor en las zonas de baño y de personas que no respetan las zonas valladas para regeneración de las dunas.
Asimismo, demandan un puesto de primeros auxilios y la implantación de señales que recojan las normas a cumplir en los espacios protegidos.
En dicho documento denuncia este grupo de usuarios la presencia diaria de decenas de perros sueltos, algunos incluso de razas peligrosas, así como la invasión de la zona de baño por lanchas a motor, cuya ocupación, dicen, ha puesto en peligro, en más de una ocasión, a bañistas, incluidos niños. En el escrito también se alerta de la falta de respeto de las zonas valladas para la regeneración de las dunas y la ausencia de servicios de limpieza, cuya función realizan los propios usuarios.
Asimismo, los firmantes reclamaron que se implante un puesto de primeros auxilios, como existe en el resto de playas pertenecientes al Concello de Cangas. Mientras la página web de turismo del Concello de Cangas recoge que ambos arenales disponen de servicio de socorrismo y equipo de salvamento, los usuarios advierten de que no tienen constancia de la presencia de dichos servicios en estos arenales, y así se lo exponen al alcalde cangués, Xosé Manuel Pazos.
Por último, instan de forma urgente a la implantación de señales y paneles en Barra que informen a los visitantes, no solo de las normas a cumplir en playas y arenales, sino también en los espacios protegidos vecinos.
Las playas de Barra y Viñó, separadas por tan solo unas pequeñas rocas, son tradicionalmente nudistas y buena parte de los usuarios proceden de Vigo. Entre ambas suman más de un kilómetro de costa de arena fina y blanca rodeada por pinares.