Atlántico

VAL MIÑOR

Urbanismo en Baiona acumula 600 expedientes sin resolver

La saturación ha llevado al gobierno local a estudiar adherirse a la APLU de la Xunta
La propuesta de unirse al convenio fue llevada a pleno por el tripartito y ellos mismos optaron por dejarla sobre la mesa .
La propuesta de unirse al convenio fue llevada a pleno por el tripartito y ellos mismos optaron por dejarla sobre la mesa .
Urbanismo en Baiona acumula 600 expedientes sin resolver
nnnEl departamento de Urbanismo de Baiona se encuentra en una situación alarmante y a día de hoy acumula más de 600 expedientes sin tramitar sobre la mesa. Este hecho provoca que cualquier gestión dependiente del área competente se retrase meses e incluso años. Por el momento desde el gobierno local están estudiando medidas para poner freno a una tendencia que continúa en aumento y la primera de ellas fue la posibilidad de adherirse al convenio existente desde 2008 con la Agencia para la Legalidad Urbanística, APLU, gestionada por la Xunta de Galicia. Sin embargo la propuesta del tripartito llevada al pleno celebrado ayer quedó aparcada a la espera de que el resto de grupo planteen posibles soluciones al bloqueo administrativo. Uno de los motivos de dejarla aparcada responde, según Gómez, a la falta de entendimiento mostrada por la edil de Cs, Rosa Piñeiro, en la Comisión Informativa previa a la sesión plenaria.
La postura adoptada por el equipo de gobierno despertó rápidas críticas entre el segundo grupo más votado, y su portavoz Ángel Rodal calificó la postura de "improvisada". Rodal, por su parte, mantiene que la posibilidad de adhesión a la APLU traería más problemas que beneficios y considera que el municipio posee los medios necesarios para sacar adelante las gestiones competencia del departamento urbanístico. Un punto de vista que nada tiene que ver con el transmitido desde el equipo de gobierno de la villa.  El regidor insiste  en que se encuentran en una situación crítica y advirtió que "aún contratando un técnico de refuerzo tardaríamos en ponernos al día varios años". En este sentido Gómez añadió que aunque la posibilidad de adhesión a la APLU "no es una situación que nos encante" admitió que sería una manera de agilizar las tramitaciones estancadas, aunque finalmente optaron por no llevar la propuesta a votación.  "Lo que tenemos claro es que no vamos a adoptar una política del rodillo", aseveró. 
Gómez añadió que la solución al problema podría residir en la actualización de convenio colectivo de trabajadores y la aprobación de la Relación de Puestos de Trabajo, RPT. Precisamente el próximo lunes se sentarán a estudiar con los sindicatos un tercio de la totalidad del documento laboral, compuesto en su totalidad por 90 páginas. Si todo va bien podría estar en vigor hacia mayo de 2020 y la RPT a finales del año próximo. "Con esto podríamos reorganizar internamente los puestos de trabajo, ampliar las plazas e incluso readaptar el personal laboral al nuevo contexto y necesidades del departamento", aclaró. Aún teniendo en su mano la solución juegan en contra del tiempo porque doce meses más en esta situación "no harían más que agravar la realidad en la que nos encontramos". Por el momento Gómez se encuentra abierto a cualquier propuesta alternativa  mientras buscan como atajar temporalmente la saturación del departamento. n