A. Metropolitana

El surf nocturno debutará en Patos este fin de semana

A. Metropolitana

La playa pondrá a prueba tablas únicas en el mundo, fabricadas con tecnología led

El surf nocturno debutará en Patos este fin de semana

Encontrar arenales vírgenes y ser los únicos en bajar una ola es uno de los motivos principales por el que los surferos cogen sus furgonetas y realizan auténticos peregrinajes en busca de lo que para ellos es un sueño.
Pues bien, la escuela Patos Surf Club ha querido con motivo de su 18 aniversario, hacerlo realidad pero con una diferencia muy importante. Se trata una jornada de test en los arenales de Nigrán, concretamente en el de Patos, la noche del domingo, con 9.000 watios de luz y unas tablas únicas en el mundo de las que sólo cuentan media docena. Se trata de las fabricadas por la conocida marca Pukas y que llevan incorporados un sistema de luz basada en tecnología led produciendo un efecto nunca visto en una actividad pionera en la provincia.

Los organizadores y directivos de la escuela Patrick, Diego y Pedro decidieron celebrar así la mayoría de edad de su club, que en un principio no daba para cubrir gastos pero que en la actualidad llevan a cabo actividades los 365 días del año. “Pondremos unas torres de luz a la orilla de la playa, pulseras fluorescentes, tablas a modo test, música y barbacoa hasta que nos lo permita el Ayuntamiento”, explicaron.

Una idea sacada de la meca de este deporte, Australia, donde en ocasiones y desde hace tres años hacen exhibiciones nocturnas previas a competiciones de nivel mundial, también se llevan a cabo en Francia como “un espectáculo más hacia el público”. Dentro del territorio nacional la marca que fabrica este tipo de tablas celebró jornadas en el Cantábrico y en las costas de Lugo (Viveiro) a través de establecimientos especializados.

Pedro Novalbos, cofundador de la escuela, que la iniciativa se llevará a cabo en un lugar y hora 'vírgenes', y que los surfistas que vayan serán los primeros en bajar una ola que nadie lo haya hecho anteriormente en esas condiciones, a medianoche. “Si pudiésemos surfear las 24 horas del día así lo haríamos pero el cuerpo no nos da, lo que sí es cierto es que nos pegamos auténticas ‘palizas’ buscando lo que vamos a ofrecer este domingo en Patos”, aseguró. El hecho de que se vaya a realizar en noche cerrada supone un hándicap para los surfistas que necesitan la luz como herramienta, de manera que puedan obtener una perspectiva del tipo de onda, tamaño, frecuencia y forma, ya que sin este análisis previo del estado del mar la práctica del deporte se vuelve imposible. “A un surfero no le es posible realizarlo con un mero foco de minero en la cabeza, necesita ver el conjunto. De aquí sale esta idea, sería materializar la ‘enfermedad’ que tenemos por la ola solitaria pero al alcance de todos”, añadió.n

Más en A. Metropolitana
Comentarios