La isla acogerá un curso para niños de la asociación Galicia Fiddle

San Simón apuesta por los futuros violinistas

Violinistas gallegos en el curso del año pasado  celebrado en California.
Durante la la segunda semana del mes de julio tendrá lugar la primera edición de un curso de verano en el que medio centenar de pequeños violinistas van a descubrir durante una semana un nuevo universo musical en el que no hay necesidad de atriles ni partituras y donde sea cual sea su nivel técnico siempre van a tener un papel importante dentro del conjunto.

La isla de San Simón es el escenario elegido por los organizadores, la asociación Galicia Fiddle, que han contado con el apoyo la Fundación Illa de San Simón, dirigida por Xabier Alonso, acogerá este proyecto que nace con el nombre de “SanSimón Fiddle”.

El curso admite a jóvenes violinistas de todos los niveles, ya que lo importante para los organizadores es la capacidad de aprendizaje mediante la transmisión oral y la predisposición de los chavales a entrar en el mundo de la improvisación. Esta característica del curso abrirá a los participantes las puertas de nuevos estilos musicales como pueden ser el blues, rock, folk, y que completarán sus estudios clásicos, consiguiendo que su relación con el instrumento sea más divertida.

Las edades de admisión son entre 8 y 18 años y tendrán preferencia aquellos solicitantes que lleven al menos un año tocando, aunque también se han reservado una plazas para aquellos que quieran iniciarse por primera vez con el fiddle en San Simón. La organización dispone de cerca de treinta violines de todos los tamaños que prestará gratuitamente a los nuevos aspirantes a violinistas para poder asistir a las clases.

Además de violín folk, en el curso habrá un grupo de violoncello y otro de guitarra folk . Junto con las clases de cuerda, los chavales disfrutarán de un importante abanico de actividades que incluyen talleres de musicalización de cine mudo, elaboración de jabones naturales, talleres de astronomía, baile tradicional, percusión, aprendizaje de canciones populares, cuentos sobre los trovadores, entre otros. Además, también habrá juegos en la playa, piraguas, paseos en barco y una procesión musical, durante la cual los pequeños intérpretes llenarán la ensenada de San Simón de melodías tradicionales mientras navegan repartidos en un rosario de pequeñas embarcaciones.

En este curso, organizado todo ello con el trabajo desinteresado de numerosos voluntarios, participarán como profesores Anxo Pintos y Begoña Riobó. n

Te puede interesar