Gobierno local y vecinos solicitan que la Xunta modifique el plan para evitar un colapso

La reforma de la PO-325 cerrará el acceso a Patos desde Abetos

Alcalde y concejales se reunieron ayer en la zona algunos de los vecinos afectados.
El Camiño da Barxa, vial que une el núcleo residencial de Abetos con la PO-325, quedará cerrado a la altura de Patos tras las obras de remodelación del vial Vigo-A Ramallosa. Los más de 300 vecinos de los barrios de Sancho, Paraviñal, Quinteiro y Rial quedarán así incomunicados con la bajada a la playa y deberán circular hasta el cruce de Prado (Priegue) para hacer el giro en dirección a Nigrán.
El concejal y presidente de la Asociación de Veciños de Panxón, Manuel Doldán, calificó ayer la reforma como peligrosa para la seguridad de los peatones y advirtió de que la zona se colapsaría en verano con la afluencia de bañistas.
El alcalde, Efrén Juanes, y el teniente de alcalde, Juan González, visitaron ayer a los vecinos afectados e instaron a la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, responsable de la obra, a modificar el trazado.
'No tiene ningún sentido eliminar el acceso y pediremos que se atiendas las peticiones vecinales', señaló el regidor tras hablar con los afectados.
La reforma implica la expropiación de tres terrenos para instalar una isleta que no permitirá el giro a la izquierda desde Nigrán. Además, se prolongará el Camiño da Barxa de forma paralela a la carretera para abrir otra salida antes del cruce de Prado, que a su vez supondrá expropiar otra decena de fincas. 'No han hecho ningún caso a las modificaciones solicitadas y ahora van a malgastar 12 millones de euros', añade Juanes.
Tanto el gobierno local como los vecinos de la zona apuestan por construir una rotonda que regule el tráfico sin impedir que se comuniquen los barrios. Los propietarios del bar Palmera, ubicado en la parte alta de la intersección, también se ve perjudicado al impedir que desde Patos se pueda acceder hasta su establecimiento.
Manuel Doldán no descarta una manifestación vecinal si no se rectifica el proyecto y recuerda los problemas de tráfico que existían antes de que se instalasen los semáforos. 'La salida de Patos va a ser un caos tota', señala el edil socialista y presidente de la Asocación de Vecinos.
Cruzar la carretera PO-325 es un auténtico dilema para muchos de ellos y también solicitan que una pasarela voladiza permita acceder desde los barrios más elevados hasta la playa en la curva ubicada entre Prado y Patos. 'Son dos cruces muy peligrosos y ya hacen 20 años tuvimos que manifestarnos para que pusiesen los semáforos', añadió Doldán.

XUNTA-CONCELLO. 'No hay diálogo'
El polémico carril-bici que intentó construir la ex conselleira María José Caride se quedó en una reforma de seguridad para el vial Vigo-A Ramallosa. El cambio de color en la Xunta ha provocado numerosos desencuentros con el Concello que ayer quedaron reflejados por el propio alcalde. 'No hubo ningún tipo de diálogo institucional y las modificaciones se hicieron de espaldas al municipio', afirmó Efrén Juanes.

Te puede interesar