VAL MIÑOR

El Parador de Baiona talará el pinar de la Península de Monterreal para solucionar una plaga de procesionaria

El Parador de Baiona talará el pinar de más de 50 años que rodea la Península de Monterreal para solucionar la plaga de oruga procesionaria que afecta a esta zona.

La entrada al Parador de Baiona
La entrada al Parador de Baiona
El Parador de Baiona talará el pinar de la Península de Monterreal para solucionar una plaga de procesionaria

Esta formación arbórea, según explica la cadena hotelera Paradores, se ha visto "gravemente atacada" por esta especie que "devora las acículas del pino, llegando a provocar la muerte del árbol en ataques severos". Sobre este pinar concreto, actualmente el 75 por ciento de los árboles presenta una parte aérea seca o está muy débil o muerto.

Este área, que ocupa algo más de dos hectáreas de terreno en el interior de las murallas de la Península de Monterreal, ha sido tradicionalmente utilizada por los vecinos de la localidad para pasear y practicar deporte.

Paradores garantiza que la Consellería do Medio Rural de la Xunta ya ha demarcado el pinar como afectado por el nematodo y que existe un riesgo de salud pública para sus usuarios. Además, para la tala, la cadena afirma contar "con todos los permisos provinciales" de la Dirección Xeral do Patrimonio de la Consellería de Cultura e Turismo, dada la existencia de bienes de interés cultural (BIC) en el lugar.

Asimismo, Paradores ha solicitado la autorización para repoblar la zona con robles autóctonos para buscar una "mayor adaptación" al medio y evitar futuras nuevas plagas de procesionarias. Esta actuación todavía está pendiente de autorización por parte de Patrimonio.