Atlántico

VAL MIÑOR

El mirador de Monte Alto ya es el más seguro para peregrinos

Baiona inauguró ayer el tramo del vial que desemboca en la carretera del Cortelliño
Intervención de la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, durante el acto celebrado a pie de senda.
Intervención de la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, durante el acto celebrado a pie de senda.
El mirador de Monte Alto ya es el más seguro para peregrinos
nnn El camino portugués por la costa a su paso por Baredo, Baiona, ya es un poco más seguro para los peregrinos, que hasta hace relativamente poco tiempo se veían obligados a completar el tramo que discurre por la EP 2203 por el arcén con el riesgo de atropello que conlleva. 
A la altura del mirador de Monte Alto, se llevó a cabo la inauguración de algo más de un kilómetro de carretera que acaba de ser arreglada con la finalidad de velar por la integridad de los caminantes. Para ello crearon una senda peatonal delimitada de la calzada de 2,5 metros de ancho con una zona diseñada para poner en valor las vistas al mar y hacia la cara sur de las Islas Cíes. Además los trabajos también con templaron la instalación de nuevos puntos de luz, mobiliario urbano, alcantarillado y elementos físicos de reducción de velocidad que garanticen una circulación que no sobrepase los 30 kilómetros hora. Los trabajos fueron licitados inicialmente por un valor que superaba los 300.000 euros más impuestos, aunque finalmente fueron adjudicados en noviembre a la empresa Narom SL 297.304 euros iva incluido con un plazo de finalización de tres meses, es decir en enero, aunque finalmente su construcción se alargó hasta principios de verano. 
A la inauguración no le faltó el más mínimo detalle con actuación musical incluida y contó además con la presencia de la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, los diputados provinciales de Infraestructuras y Mobilidade, Gregorio Agís y Uxío Benítez, así como el alcalde de Baiona, Carlos Gómez, miembros del gobierno local y un grupo de peregrinos provenientes de Italia que de casualidad estaban por la zona. 
Silva, por su parte, destacó que los trabajos inaugurados ayer "tienen el sello de la Diputación" que en la actualidad está llevando a cabo una transición ecológica así como "un cambio en el modelo de gestión política y social". Por otra parte destacó que los viales se tienen que adaptar a las circunstancias particulares del entorno y de los usuarios, y que el hecho de dar prioridad a los vehículos de manera incondicional “es un error del S.XX pero no del SXXI en que también hay que valorar el medio ambiente”.
Benítez, por su parte, y como uno de los principales impulsores del proyecto, recalcó la importancia de acometer las obras para “reforzar la seguridad vial en una zona que cada vez es más transitada por los peregrinos del Camino Portugués por la Costa”. Además destacó el potencial de la zona, paisajísticamente hablando, y que quedó de manifiesto con la construcción del nuevo mirador de Monte Alto.
Ya para finalizar el alcalde de la villa reiteró la relevancia de la puesta en valor de las parroquias con el entorno del centro. “Hay una serie de modelos que se han ido imponiendo con el paso del tiempo y que es preciso cambiar, y estas obras son un claro ejemplo de ello”, finalizó. n