Atlántico

CONDADO/LOURIÑA

Una madrugada de Corpus amenazada por la lluvia

A pesar de las predicciones adversas, los alfombristas de Ponteareas no dudaron en iniciar el trabajo y encomendarse al santo favorito para que obrase el milagro

Los primeros voluntarios marcando ayer sábado sobre el asfalto, el diseño de una alfombra
Los primeros voluntarios marcando ayer sábado sobre el asfalto, el diseño de una alfombra
Una madrugada de Corpus amenazada por la lluvia

  La predicción de lluvia para la noche de las alfombras en Ponteareas fue ayer motivo de preocupación para cientos de personas que se implican en la elaboración de un camino de flores para el Santísimo. Una senda que abarca más de un kilómetro lineal por el casco urbano.  Ayer sábado, los más optimistas no descartaban que cayesen unas "gotitas". Y se lo tomaban en positivo porque servirían para mantener frescas y lozanas las flores y demás elementos vegetales utilizados por los ponteareanos para sus hermosas alfombras de Corpus. Y así, con el optimismo venido arriba, empezaron los trabajos previos a media tarde: plantilla sobre el asfalto, punteado del dibujo elaborado por el diseñador de cada calle o tramo, perfilado -del que se encargan en su mayoría niños y niñas-, y el relleno final para rematar. Todo, rodilla en tierra, en cuclillas o doblando los riñones, horas y horas. Hasta el alba, momento cumbre en el que cada año se hace el milagro de Corpus y se pueden admirar en todo su esplendor los laboriosos trabajos que dan como resultado unas hermosísimas y únicas 'Alfombras de Flores' que el pueblo de Ponteareas dedica al Santísimo que hoy, sobre las 13:00 horas, saldrá en procesión al acabar la misa solemne de Corpus Christi oficiada en esta ocasión, por el arzobispo emérito de Madrid,  Cardenal, Rouco Varela, en la iglesia parroquial del patrono local,  San Miguel Arcángel.
     Y todas aquellas personas que hoy, domingo de Corpus, decidan venir a Ponteareas para conocer la belleza de las alfombras, serán "bienvenidas". pero eso sí, desde el Concello y los propios alfombristas, recomiendan madrugar para poder admirarlas  en toda su belleza y esplendor.