Atlántico

COMARCAS

Localizan máquinas expendedoras de vending con productos eróticos en O Morrazo

La Guardia Civil localizó una decena de máquinas para la dispensación automática (vending) en las que se expenden una amplia variedad de productos y artículos eróticos.
Los productos eróticos estaban expuestos para la venta mezclados con otros artículos de consumo y productos alimentarios.
Los productos eróticos estaban expuestos para la venta mezclados con otros artículos de consumo y productos alimentarios.
Localizan máquinas expendedoras de vending con productos eróticos en O Morrazo


Las pesquisas llevadas a cabo por la Patrulla Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil con base en Marín se iniciaron a raíz de las quejas que recibidas de varias particulares por la existencia y proliferación de este tipo de máquinas auto expendedoras en las que también se vendían artículos eróticos sin ningún tipo de control sobre la exposición y venta de estos productos a los menores.

Dentro del marco de sus competencias específicas, la Patrulla Patrulla Fiscal y Fronteras de Marín activó un dispositivo especial que los llevó a inspeccionar una decena de este tipo de locales, todos ellos situados en la comarca de O Morrazo y en el municipio de Poio, que dio como resultado la localización de otras tantas máquinas de este tipo en las que se encontró una amplia gama de artículos eróticos compartiendo espacio, normalmente en las estanterías inferiores, con otros artículos de consumo y productos alimentarios.
En todos los casos se pudo constatar que las máquinas automáticas se encontraban en establecimientos abiertos al público sin ningún tipo de control que pueda restringir el acceso de los menores a este tipo de productos, que por otro lado se muestran y exhiben con imágenes explícitas de índole sexual.
De acuerdo con la normativa, la Guardia Civil concluyó sus actuaciones con la identificación de los responsables de las máquinas que fueron denunciados ante los órganos competentes de la administración autonómica, por infringir, supuestamente, la Ley 3/2011 de apoyo a la familia y a la convivencia de Galicia, que prohíbe la venta, el alquiler, la exposición, y el ofrecimiento a menores de edad de material cuyo contenido sea pornográfico, resulte perjudicial para el desarrollo de su personalidad o contrario a los derechos y libertades reconocidos en las leyes vigentes.