Atlántico

ÁREA METROPOLITANA | BAIXO MIÑO

"A Guarda necesita la reforma de A Sangriña", afirma Lomba

El alcalde dice que al pabellón, remodelado, "se le puede sacar mucho rendimiento"
Proyecto básico de reforma de A Sangriña. Lomba necesita de las administraciones.
Proyecto básico de reforma de A Sangriña. Lomba necesita de las administraciones.
"A Guarda necesita la reforma de A Sangriña", afirma Lomba
El alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, mostró ayer a este diario su satisfacción por el visto bueno de la Consellería de Medio Ambiente al Plan Especial de A Sangriña, que permitirá a la villa aspirar a un magnífico complejo deportivo al unir en pocos metros cuadrados dos pabellones, la piscina municipal y el campo de fútbol. Pero, al tiempo que lo explicaba, contuvo cualquier euforia. 
"Es un primer paso; hemos promovido esta modificación puntual del Plan General porque vimos que no teníamos terrenos disponibles para crecer en dotaciones deportivas al estar el espacio calificado como terreno rústico; esto nos permite ganar suelo dotacional, porque puede surgir la oportunidad de que lo desarrolle una administración superior", explicó el regidor.
Aunque a Lomba le "gustaría" que este fuera un plan "a corto o medio plazo", la realidad es que "está pensado a largo plazo" porque el proyecto necesitará la aprobación inicial, su publicación para la presentación de las posibles alegaciones de los guardeses, los informes sectoriales y la aprobación definitiva en el pleno. La tramitación administrativa acaba de empezar... y sin trabas.
En paralelo va la reforma del actual polideportivo de A Sangriña.  ¿Y si las Administraciones dan a elegir entre una u otra? Lomba sabe que todo pasa por la ayuda de Deputación y Xunta. Y conoce la prioridad pues "la reforma de A Sangriña es importante, la necesita A Guarda y nuestro club más emblemático", el Mecalia Guardés. El alcalde recuerda que "es una obra importante, que no puedo decir para cuándo". Pero cree que "a A Sangriña le podemos sacar mucho rendimiento". Para eso necesita conseguir un convenio con Deputación y Xunta porque el coste de la inversión es "importante" (1,7 millones). Y en ello está.
La actuación en A Sangriña, con el Plan Especial (711.000 euros), la remodelación integral del pabellón  y la seguridad viaria del Paseo de Portugal en ese tramo cuesta 3,3 millones de euros. Y después tendrá que pelear por 2-3 millones para el segundo polideportivo.