Atlántico

BAIXO MIÑO

La frontera del Miño sigue igual

 La firma del acta de reconocimiento por alcaldes del lado gallego y del portugués se celebró en el cauce del río a bordo de un patrullero de la Marina del país vecino
La alcaldesa de O Rosal, Ánxela fernández, el de Caminha, Miguel Álvez, y el de A Guarda, Antonio Lomba.
La alcaldesa de O Rosal, Ánxela fernández, el de Caminha, Miguel Álvez, y el de A Guarda, Antonio Lomba.
La frontera del Miño sigue igual
nnn  Más de siglo y medio después del Tratado de Lisboa (1864), que fijó las modernas fronteras entre España y Portugal, las aguas del Miño acogieron la firma de las actas de reconocimiento fronterizo.   El acto protocolario tuvo lugar en la mañana de ayer a bordo de la patrullera portuguesa "Rio Minho" y en el mismo estuvieron presentes representantes de los ayuntamientos gallegos de A Guarda, O Rosal, Tomiño, Tui, Salvaterra de Miño, As Neves, Arbo y Crecente y los portugueses de Caminha, Vilanova de Cerveira, Valença, Monçao y Melgaço. La firma finalizó con unas palabras del Comandante Naval de Miño el capitán de corbeta Juan Díaz Rodríguez, su homólogo portugués el Capitán de Puerto de Caminha, capitán de corbeta Pedro Servaens Costa, y el Vicealmirante Director General de la Autoridad Marítima Portuguesa Carlos de Sousa Pereira.
Se contó además con la asistencia del Comandante de las Fuerzas Marítimas de Acción Naval en Ferrol, capitán de navío Ramón Fernández Borra y el capitán de navío Zazarías Da Crus Martins, Jefe de la Zona Marítima Norte de Portugal, además en representación de la subdelegada del Gobierno, asistió Isabel Alonso de Linaje Calzada.
La firma de las actas de reconocimiento fronterizo da cumplimiento a lo recogido en el artículo XXV del Tratado de Lisboa de 1864, en el que se definió la frontera entre España y Portugal. Para el desarrollo del acto, las autoridades participantes del lado español se trasladaron a bordo del patrullero de la Armada “Cabo Fradera”, desde Tui al punto de encuentro con el patrullero de la Marinha portuguesa “Río Minho”, en el que estaban embarcadas las autoridades portuguesas. 
En 1855 se constituyó la Comisión Mixta de Límites para iniciar el proceso de fijación y demarcación moderna de la frontera luso-española, tras un trabajo de 9 años, se definió de una manera precisa la demarcación fronteriza. 
Los trabajos de demarcación de la línea fronteriza entre los dos países se realizaron a lo largo de dos periodos, en 1867-1873 y 1882-1906, y fue al finalizar estos trabajos cuando se firmó el Acta General de Demarcación de la línea fronteriza. n