Atlántico

VIGO

Ruptura del pacto de gobierno en A Guarda

Los ediles del BNG renuncian a su salario y funciones
Los cinco ediles del BNG de A Guarda presentaron ayer su renuncia en el registro
Los cinco ediles del BNG de A Guarda presentaron ayer su renuncia en el registro
Ruptura del pacto de gobierno en A Guarda

Las diferencias entre socios de gobierno ante el proyecto de peatonalización de la calle Concepción Arenal elevó durante los últimos meses la tensión entre el PSOE y el BNG de A Guarda. Finalmente, el pacto de gobierno quedó oficialmente roto después de que los cinco ediles nacionalista presentasen en el registro su renuncia a los cargos que ostentaban, así como a las dedicaciones salariales que recibían. El final de la coalición en el municipio miñoto era para muchos una cuestión de tiempo, llegando a tomar forma tras la celebración de una comisión de seguimiento sobre el pacto municipal en la que quedaron claras las posturas irreconciliables.

El portavoz del BNG y, hasta el momento, teniente de alcalde, Anxo Baz reiteró que "el alcalde no va a cesar en su actitud ni su intención de seguir interfiriendo en nuestras competencias" y que "no vamos a ser cómplices de las políticas continuidad llevadas a cabo, por eso solicitamos la baja en la Seguridad Social y renunciamos al salario, así como a las funciones de gobierno". Ante esta situación, Antonio Lomba se queda en minoría al frente del Concello de A Guarda, con solo cinco concejales -el mismo número de ediles del BNG en el pleno-. El PSOE fue la segunda formación más votada por los guardeses en las pasadas elecciones municipales -perdiendo dos ediles con respecto a los comicios de 2015-, quedando por detrás del Partido Popular, primera fuerza con seis ediles.