Quien como político presidió la Xunta de Galicia recibió ayer como persona todo el cariño de amigos y compañeros

Emotivo homenaje al insigne gallego Gerardo Fernández Albor

Lorenzo, Núñez Feijóo, Fernández Albor, Ana Pastor y Javier Solano ante el banco que estará en el parque Sexta Provincia, en Balneario. (Foto: JV. LANDÍN)
El Balneario de Mondariz acogió ayer una fiesta entrañable en homenaje al ex presidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor. Cerca de 500 invitados arroparon al médico y amigo, secundando la propuesta del Club de la Sexta Provincia, la Asociación de Juristas Gallegos y las Asociaciones de Empresarios Gallegos de Madrid y Barcelona, organizadores del evento.
Un banco de piedra (cuyo lugar definitivo será el Parque de la Sexta Provincia), con la inscripción 'se non chove, ti saca o paraugas; e se chove fai o que queiras' y la fecha del día, situado al lado de un atril y un micrófono, decoraban el escenario del auditorio del Balneario, donde Javier Solano, presidente de la Fundación Mondariz Balneario, la ministra Ana Pastor y el presidente de la Xunta en funciones, Núñez Feijóo, dedicaron palabras de afecto y agradecimiento 'al entrañable amigo, médico, político y referente cultural de Galicia'. Todos, coincidieron en destacar su faceta más personal y humana.

Gerardo Fernández Albor a sus 95 años cumplidos, conserva su porte elegante y su eterno gesto de persona amable, pero sobre todo, mantiene la bonhomía que le caracterizó siempre y una mente preclara y activa en la que su amada Galicia es una parte importante de su vida junto a la familia, esposa, hijos, nietos y bisnietos que compagina con la lectura, una de sus pasiones, y cultivando la escritura.

Ayer, llegó con suficiente antelación al Balneario de Mondariz. Como el acto se retrasó 45 minutos a la espera del presidente de la Xunta, Albor aprovechó para reencontrarse con los amigos que allí se dieron cita para homenajearle. Cercano y amable como siempre, departió con todos y antes de comer disfrutó de la voz de la fadista María do Ceo, una pequeña sorpresa que le tenían preparada.

Te puede interesar