A. Metropolitana

El Cova Terreña, inundado tras las lluvias del pasado domingo

A. Metropolitana

val miñor

El Cova Terreña, inundado tras las lluvias del pasado domingo

Los operarios trabajaron sin descanso durante la jornada de ayer para solucionar las deficiencias en la cubierta.
photo_cameraLos operarios trabajaron sin descanso durante la jornada de ayer para solucionar las deficiencias en la cubierta.
Resultaron afectadas seis aulas y los alumnos acudiran al CEIP Fontes Baíña
nnnUn fallo en la sujeción de la cubierta provisional instalada en el CPI Cova Terreña de Baiona provocó la inundación en seis de sus aulas, con lo que las clases así como su alumnado  serán trasladados temporalmente al CEIP Fontes Baíña hasta nuevo aviso. Así lo anunciaron fuentes de la Consellería de Educación que mantuvieron una reunión de urgencia con representantes del ANPA, profesorado y Concello. 
Desde la Xunta explicaron que los fuertes vientos y las precipitaciones caídas en la madrugada del pasado domingo propiciaron las filtraciones después de que el antiguo tejado de uralita, compuesto de amianto, fuese desmontado para ser sustituido por otro nuevo que cumpla las normativas que entraron en vigor en 2002. Pese a que ayer lunes la jornada se impartió con relativa normalidad la decisión fue tomada con el fin de evitar la pérdida de clases. La directora del centro Isabel Martínez, por su parte, añadió que en un primer momento la situación no aparentaba tanta gravedad como en la mañana de ayer con lo que solicitaron la presencia   del jefe territorial de la Consellería de Educación, César Ares, para buscar una solución al respecto. Por el momento los alumnos del primero a tercero de primaria proseguirán sus clases en Fontes mientras que los de ESO continuarán en el colegio afectado debido a problemas legales  ya que el centro de Baíña solo puede impartirá clases de primaria. En cuanto a los restantes de quinto y sexto también permanecerán en el colegio ya que necesitan wifi de alta velocidad como instalaciones de informática.  
Así pues y para minimizar los trastornos a las familias, la Consellería asumirá el transporte de los alumnos al complejo designado de manera temporal en autobús y que partirá desde el centro afectado todas las mañanas. 
El alcalde Carlos Gómez, por su parte, explicó que en cuanto tuvo conocimiento de lo ocurrido se trasladó al colegio acompañado del edil de educación, Óscar Carreño, para evaluar los daños en el inmueble que no solo se limitaron a las clases, sino que también resultaron afectadas zonas comunes como pasillos y escaleras. “Todas la placas de uralita que se retiraron fueron sustituidas con lonas que debido al temporal se soltaron y facilitaron la filtraciones de una cantidad considerable de agua”, aclaró. Por el momento habrá que esperar a que la empresa encargada de los trabajos solucione el segundo contratiempo sufrido en la reforma del edificio del Cova Terreña por un importe superior al millón de euros, y que además están supeditados  a la meteorología aunque en un principio no cuentan con que afecte a la fecha estimada de finalización de las obras, fijada en diciembre.   “Por el momento hemos solucionado lo más importante que no es otra cosa que impedir que los sucedido afecte al transcurso del curso académico”, añadió Gómez. El alcalde aprovechó para dar las gracias tanto a la Xunta como a la directora del CEIP Fontes Baíña, Noelia Fernández. n
 

Más en A. Metropolitana
Comentarios