BAIXO MIÑO

El consumo de droga, detrás de la ola de robos de A Guarda

La subdelegada del Gobierno constató en su visita a la villa que el operativo policial puesto en marcha permitió resolver el repunte delictivo y devolver la tranquilidad a la villa 

La subdelegada del Gobierno, el alcalde, el teniente coronel de la Guardia Civil y agentes del puesto de A Guarda.
La subdelegada del Gobierno, el alcalde, el teniente coronel de la Guardia Civil y agentes del puesto de A Guarda.
El consumo de droga, detrás de la ola de robos de A Guarda

La subdelegada del Gobierno en Pontevedra,  Maica  Larriba repasó ayer con el jefe de la  comandancia de la Guardia Civil, teniente coronel Manuel  Touceda y el alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, el operativo de seguridad ciudadano desplegado en las últimas fechas en la villa. La coordinación entre la Benemérita y la Policía Local sirvió para reforzar la presencia de patrullas en la localidad ante un  incremento de pequeños hurtos en establecimientos comerciales registrados en los últimos meses y que según adelantó la subdelegada estaban relacionados en su mayor parte al consumo de estupefacientes. 


En el encuentro, celebrado en el cuartel de la localidad, subrayaron que "la tranquilidad y seguridad" regresaron a la villa por la coordinación entre los cuerpos de seguridad para  una mayor presencia en las calles. “La presencia de las patrullas a pie y en coche en el casco urbano de A Guarda sirve de persuasión para los pequeños delincuentes y transmite una mayor seguridad a los comerciantes y a toda la ciudadanía de la localidad”.


La subdelegada del Gobierno y el alcalde quisieron transmitir el agradecimiento a la Guardia Civil por el esfuerzo que está haciendo con el reforzamiento de las patrullas que está sirviendo para luchar contra estos pequeños hurtos en la localidad. Al mismo tiempo,  Maica  Larriba quiso recordar que A Guarda es un municipio tranquilo y seguro a pesar de la alarma social que se puede producir en un momento determinado por una pequeña acumulación de hechos delictivos “algo que ocurre en muchas villas de la provincia y que, en muchos casos, vienen ligados al consumo de estupefacientes”, concluyó la subdelegada.