La conservera canguesa prevé una estancia temporal en Moaña

El empresario cangués Manuel Lago Paganini, de finalmente alquilar la fábrica Cruzmar de Moaña, como todo hace indicar que sucederá, pretende que esa salida fuera del municipio sea provisional, puesto que su deseo manifestado repetidas veces estos días es tener su propia fábrica nueva en Cangas, que en el plazo de un año podría disponder de polígono industrial en el Alto da Portela.

Mientras, ayer del almacén que la empresa tiene en Ojea y que no fue afectado por las llamas de la madrugada del domingo, comenzó ayer a ser retirada la mercancía.
En cuanto a las ruínas de la fábrica, fundada en 1915, el alcalde, el popular José Enrique Sotelo Villar, cree que una vez terminen su trabajo los peritos y la Guardia Civil, que aún ayer seguían en la zona, será necesario tirar algunos restos de paredes para evitar el peligro de desprendimientos.
Recordar que esas naves son concesiones de Costas del Estado hasta el año 2018, proyectando el Concello su restauración para diversos usos relacionados sobre todo con el mar.
Casualmente, en la práctica únicamente restaba recuperar las naves de las 2 conserveras, las únicas del municipio, para que Costas pudiera disponer de todas las existentes en el Muelle de Ojea, contando el Concello con un proyectado del arquitecto César Portela para su restauración con el fin de dedicarlas a otros usos, además de humanizar todo el entorno.

Te puede interesar