El edificio de la cofradía, cuyo coste alcanza los 140.000 euros, podría estar operativo ya para el próximo verano

Cesantes dará el salto de calidad con su nueva lonja

Bravo, Bas y Bastos, presidente de la cofradía, ayer.
La delegada territorial de la Xunta en Vigo, María José Bravo Bosch, visitó la Cofradía San Juan de Redondela, acompañada polo alcalde Javier Bas y el patrón mayor, Clemente Bastos.

Durante el encuentro, Bravo Bosch explicó que la Consellería de Medio Rural y del Mar acaba de publicar las ayudas para la mejora de la productividad de los bancos marisqueros y para la gestión y vigilancia. Para estos tres ámbitos, la cofradía de Redondela recibió casi 140.000 euros. Concretamente, contó con casi 59.000 euros para la regeneración de la playa de A Barra así como más de 80.000 euros para destinarlos la contratación de 4 vigilantes durante un período de 12 meses y un puesto de biólogo.

De este modo, según recordó la delegada territorial, la Consellería de Medio Rural y Mar destina cerca de 550.000 euros a 6 cofradías del área territorial de Vigo (Redondela, Baiona, Moaña, Arcade-Soutomaior, Aldán-Cangas y Vigo) para ayudas que permitan mejorar la productividad de los bancos marisqueros con problemas de pérdida de producción y que contribuyan a mejorar la gestión y conservación de los recursos marinos vivos.

Por otro lado, Bravo Bosch recordó la concesión de los convenios de colaboración con las diversas cofradías para la gestión y conservación de zonas de producción y vigilancia. En este sentido, para las seis incluida dentro del área territorial de Vigo, se destinan un total de casi 400.000 euros con el fin de contratar la 19 vigilantes y 5 biólogos.

Posteriormente, la delegada visitó la lonja de Cesantes para comprobar las obras que se iniciaron en octubre y cuentan con un plazo de ejecución de 9 meses.

La Xunta invierte más de 600.000 euros y según señaló Bravo Bosch 'va en plazo'. Con esta actuación, se da respuesta a una demanda del sector profesional de Redondela, mejorando las condiciones de trabajo de los pescadores y mariscadores del municipio.

La superficie del nuevo inmueble será de 680 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas de 43 metros de ancho por 9 de alto. La distribución de las estancias se consensuó con la cofradía de suerte que se adaptara a la mayor operatividad para los profesionales que allí trabajarán.

En la planta baja se proyecta situar las estancias de actividad pesquera y marisquera: la zona de subastas y la oficina de ventas, junto con dos almacenes, vestuarios, aseos adaptados, local de limpieza, vestíbulo, sala de veterinario, cámaras de hielo y frío, entre otros espacios. En cuanto a la planta alta de la nueva lonja tendría una funcionalidad más administrativa, ubicándose en ella las oficinas, un laboratorio, sala de usos múltiples, sala de máquinas, aseos y terraza. n

Te puede interesar