Pesa una sentencia firme de demolición sobre todo ese inmueble de la Calle Noria

Cangas aún podría lograr salvar un 80% del edificio 'Rosalía'

El Concello está a la espera de poder entrar en el edificio para redactar el proyecto de demolición.
Las fuentes jurídicas y técnicas consultadas coinciden en que pese a existir una sentencia firme de demolición de todo el edificio 'Rosalía', situado en el número 2 de la canguesa Calle Noria, aún es posible legalizar el inmueble y limitar el derribo al ático y sobreático, lo que además pemitiría ganar tiempo y posiblemente poder esperar por el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), por si el documento urbanístico, ya camino de la aprobación inicial, facilita la legalización de todo lo construido sin licencia en los años 90.

Casualmente, el concejal de Urbanismo, Rafael Soliño Costas, del PP, convocó para esta mañana una rueda de prensa en la que hablará de la situación del edificio y de lo que obligado por la sentencia debe hacer el Concello, pero también de lo que pueda aún quedar por hacer, así como del Plan Xeral, entre otros asuntos de su departamento.

El pasado día 3 de marzo este diario ya informaba de que el Concello solicitara autorización judicial para que los técnicos puedan entrar en las viviendas del edificio y redactar el proyecto de demolición, tras encontrarse el 16 de febrero con las puertas cerradas. Así, será el juzgado el que ponga día y hora para entrar en los pisos.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) dictó una sentencia firme que obliga a demoler todo el edificio, demolición que debería comenzar este mes de abril aunque, como queda dicho, no fue posible redactar el proyecto por no poder entrar hasta ahora en esas propiedades privadas.

Pese a ello, los expertos consultados consideran que aún es posible una legalización parcial del 'Rosalía', legalización que sería de bajo, entreplanta y pisos, dejando para la piqueta ático y sobreático.

Cabe recordar que ante la sentencia firme ya no es posible un acuerdo amistoso con la representación de la mujer, con propiedad en la zona, que en su día denunció la obra ejecutada sin licencia municipal. Además, existe un edificio semejante, el conocido por 'Noria 4', que sigue el mismo camino judicial que el 'Rosalía', aunque con unos 8 meses de retraso.

Al respecto, el titular de Urbanismo insiste en lo complicado que resulta salvar el inmueble, cuya demolición afectaría a muchas familias que tienen allí su vivienda y su local comercial. De hecho, no hay que olvidar que el TSXG advirtió al alcalde, José Enrique Sotelo Villar, de que le impondrá multas coercitivas de no ejecutar el derribo.

Por todo ello, la rueda de prensa del concejal de Urbanismo tiene hoy un especial interés, dado que será la primera vez que Rafael Soliño se pronuncie abiertamente sobre la situació del edificio y el futuro que le prevé.n

Te puede interesar