Atlántico

LOS SUELDOS DE LOS ALCALDES

Cambios de partido y pocas modificaciones en la nómina

Los alcaldes de Redondela, Mondariz, Tui y A Cañiza mantienen el sueldo de su antecesor
Carlos Gómez (Baiona), Ánxela González (BNG) y Enrique Cabaleiro (Tui)
Carlos Gómez (Baiona), Ánxela González (BNG) y Enrique Cabaleiro (Tui)
Cambios de partido y pocas modificaciones en la nómina
La mayoría de alcaldes del área metropolitana de Vigo mantienen sus mismos sueldos del mandato que transcurrió entre 2015 y el presente año. A pesar de que solo seis ayuntamientos cambiaron de regidor en el último mes, ninguno de ellos sumó cifras a la cantidad que perciben por sus dedicaciones exclusivas a las labores municipales.
En Redondela, Digna Rivas tomó el testigo del popular Javier Bas tras pactar un gobierno de coalición con los independientes de  la Agrupación de Electores de Redondela. Rivas, tras ser diputada provincial en la anterior legislatura, tomó el bastón de mando manteniendo el salario que obtenía durante el pasado mandato el popular Javier Bas. 
El nacionalista Xosé Emilio Barros se convirtió el pasado mes de junio en alcalde de Mondariz por sopresa: el BNG fue la tercera fuerza más votada y con los votos de los ediles del PP y el PSOE consiguió arrebatarle el puesto a Xoán Carlos Montes Bugarín 'Calis', de Alternativa por Mondariz. Tras tomar posesión del cargo decidió mantener el sueldo del anterior regidor: 34.7 euros brutos anuales.
A Cañiza pasó del azul popular al rojo socialista. Luis Piña fue investido en un pleno accidentado, en el que el alcalde saliente, Miguel Domínguez fue increpado por una mujer presente en el salón plenario. Piña cuenta con una dedicación exclusiva de 47.759,30 euros brutos, al igual que percibía Dominguez en el último año.
Tras la moción de censura de 2017, los tudenses otorgaron al PSOE de nuevo su confianza, que rozó la mayoría absoluta. Enrique Cabaleiro regresó a la Alcaldía de Tui y mantuvo su salario de 2015: 47.000 euros brutos anuales.
En O Rosal, el Bloque pasó de ser tercera fueza política a tener la mayoría absoluta que ostentaba el PP. La exregidora tenía asignada una dedicación exclusiva por el cargo de 42.000 euros brutos al año, cantidad que la nueva alcaldesa, la nacionalista Ánxela Fernández, redujo hasta los 36.000.
Por último, en Baiona, el socialista Carlos Gómez se convirtió en alcalde tras el pacto con el BNG y la formación local NOS Baiona. El nuevo regidor rebirá una nómina anual de 45.000 euros brutos, 5.000 menos que la del popular Ángel Rodal.